Es noticia:

Un reverendo escocés acusa a Star Wars de «violar la ley de Dios»

La película se convirtió en la primera película en proyectarse de cara al público en la Isla de Lewis

Fotograma de Star Wars: Los últimos Jedi
Fotograma de Star Wars: Los últimos Jedi
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Su estreno mundial reventó la taquilla, en todas partes menos en una pequeña isla de Escocia. La insistencia de parte de la Isla de Lewis logró su objetivo, que «Star Wars: Los últimos Jedi» se convirtiese en la primera película en proyectarse de cara al público en el lugar, en un pase exclusivo al que asistieron 28 personas este domingo.

Pero la asistencia al pase no fue idílica. Dos manifestantes les recordaban a la entrada del An Lanntair, el local que proyectó el Episodio VIII, los motivos por los que estaban cometiendo pecados. «Es una grave violación de la ley de Dios», aseguró el reverendo David Fraser, uno de los manifestantes, a «The Telegraph». Fraser advierte de que abrir un cine supone una distracción para la salvación. «Debe haber libertad de elección dentro de los límites del respeto de la religión y la cultura aquí. Estamos dejando en claras nuestras convicciones: no estamos tratando de bloquear a las personas que entran, sino dejar claro en qué creemos y que deben buscar su propia salvación y los caminos de Dios. Pasar el domingo en un cine no es el camino de Dios», explica el reverendo.

La Isla de Lewis, sujeta a una estricta cultura religiosa, impidió la proyección de la película, conseguida gracias a que algunos habitantes recaudaron fondos para financiar la proyección. Como desmuestra la proyección, no todos están en contra de la oportunidad de asistir al cine un domingo. «reo que es fantástico. Si la gente no quiere ir a la iglesia, se les debería permitir ir al cine. Creo que un montón de la gente quiere que esto suceda (...) No puedo entender por qué las personas no pueden aceptar la elección. Vive y deja vivir», declaró Hereward Proops, una vecina de Lewis que asistió al evento con sus hijos.