Es noticia:
Sharon Stone

El resurgir de la actriz que infartó al mundo con un cruce de piernas

A sus 60 años y ya recuperada de su «experiencia cercana a la muerte» tras sufrir en 2001 un derrame cerebral, Sharon Stone estrena en HBO España la serie «Mosaic», de Steven Soderbergh

Sharon Stone en «Instinto básico»
Sharon Stone en «Instinto básico»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El cine es sin duda el mejor acuñador de tópicos visuales que existe y, del mismo modo que cuando uno ve a Bogart en un restaurante sabe que está en la zona de fumadores, cuando ve a Sharon Stone sentada y con las piernas cruzadas sabe que no ha de parpadear. El cigarrillo de Bogart y el aleph de Sharon Stone, he ahí dos modos que tiene el cine de ser eterno», escribió el crítico de ABC Oti R. Marchante con motivo del estreno de «Instinto básico 2».

Pero no solo el cine es eterno, también «la reina del picahielos», pese a las trabas. En septiembre de 2001, Sharon Stone sufrió una hemorragia cerebral subaracnoidea que provocó que la intérprete viviera una «experiencia cercana a la muerte», unos instantes durante los que se vio rodeada de sus seres queridos ya fallecidos. «Me sentí como si de verdad hubiese muerto. Había un vórtice de luz sobre mí y de repente, ¡puf!, me vi rodeada de una gloriosa luz blanca. Empecé a ver a muchos de mis amigos que ya habían fallecido... gente que era muy querida para mí. Fue un viaje real por lugares tanto de la tierra como del más allá. Fue muy rápido, un instante después ya estaba de vuelta en mi cuerpo», recordó la estadounidense a «Closer» hace un par de años.

Su cuerpo tardó dos años en absorber todo el sangrado interno y le afectó a la movilidad en la pierna izquierda, la visión, el habla (empezó a tartamudear) y el rostro. Su carrera, en la que figuran más de una cuarentena de títulos, se vio interrumpida por la recuperación. Pero la experiencia le sirvió para perderle «el miedo a la muerte», y para resurgir más fuerte, si cabe.

A sus 60 años, la actriz de «Casino» vuelve con ganas al mundo del espectáculo, en el que debutó en 1980, haciendo de «chica guapa del tren» a las órdenes de Woody Allen. Aunque nunca lo dejó del todo, su presencia escénica y el mito que la impulsó a sex symbol de los noventa se desinfló. Tuvo que bajar el ritmo, tomarse las cosas con calma. Hasta que llegó el oscarizado Steven Soderbergh («Traffic») con un papel pensado para ella en «Mosaic», donde interpreta a Olivia Lake, un proyecto tan poco convencional como su protagonista que HBO España ha estrenado este martes.

Y aunque el tiempo pasa y, como escribió Oti R. Marchante, «es mejor grabador que Durero», apenas se percibe su paso en Sharon Stone. «El trazo parece el mismo, y los mismos también la serenidad, el aplomo y la provocación... De igual modo se dirían mismas las ganas de no parpadear ante ninguna de ellas. Durero y el tiempo parecen haber respetado cada centímetro de la obra de arte de Sharon Stone, cada milímetro de su misterio y cada decibelio de su sonora voluptuosidad... (...) Nadie podrá decir que nos pilló parpadeando».