Es noticia:

Así fue la reivindicación de Woody Allen en los Goya más feministas

«Woody & Woody», un homenaje al genio de Brooklyn, se hizo con el Goya a mejor cortometraje de animación y su guionista, Laura Gost, recordó al público que se trata de un «autor imprescindible en la historia del cine»

Video: Vea los mejores momentos de la gala de los Goya 2018 | Un fotograma de «Woody & Woody» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En un tiempo en el que Woody Allen se ha convertido en una suerte repudiado –por el renacimiento de la acusación de Dylan Farrow por abuso sexual–, los premios Goya han galardonado a un cortometraje que homenajea al genio de Brooklyn, que no es poco.

«Woody & Woody», dirigido por el mallorquín Jaume Carrió y con guion de Laura Gost, es un canto de amor al cine de Allen, a los temas que trata, a su escepticismo barnizado con humor. Mientras Carrió dedicó el premio a su madre, a su equipo, y a la voz del personaje, Joan Pera, doblador habitual de Woody Allen, la guionista defendió a su admirado director. Con el premio en las manos, afirmó que solo tenía «una certeza sobre el protagonista de esta historia y es que es un verdadero genio y un autor imprescindible en la historia del cine».

Porque el trabajo es un homenaje a quien es considerado un genio del cine, pero también una figura cuestionada después de que propio hijo (y de Mia Farrow) Ronan, que ha tomado el apellido de su madre, le haya vuelto a poner en solfa y, de paso, al productor de muchas de sus películas, Harvey Weinstein.

Pero el corto, claro, no habla del asunto, ni juzga su comportamiento, ni si es culpable o no de los hechos de que se le acusan, el abuso sexual de su hija adoptiva Dylan Farrow cuando tenía siete años, unos hechos por los que Allen ya fue juzgado y declarado «no culpable» en los años noventa. No. La obra se centra en su arte.

Con doce minutos de duración, el cortometraje es un diálogo entre los dibujos animados de un Woody Allen de 45 años y su alter ego de 80. «Woody & Woody» charlan sobre el miedo a morir, las manías por los gérmenes, o sus divorcios, mientras escuchan jazz sentados a la barra de un bar.

La productora ha agradecido el apoyo de las instituciones y ha dedicado el galardón a los estudiantes y sobre todo «a las estudiantes» de cine.