Es noticia:

El pulso con Netflix y la crítica en una edición con más cine (casi, casi) español

La guerra de patadas y codazos, en el mejor estilo de un clásico del fútbol español, entre el Cannes y la plataforma se puede saldar con una tarjeta roja a… ¡Orson Welles!

La Palma de Oro
La Palma de Oro - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La poco afortunada programación del año pasado, cuando se conmemoraba el setenta aniversario del Festival de Cannes, ha obligado a sus responsables a tomar algunas decisiones drásticas para que en esta edición, que arranca hoy, las cosas sean totalmente diferentes. ¿Mejores películas?..., pues eso podrá saberse al final del certamen, y ojalá que así sea, pero las decisiones han sido otras y van, de antemano, por el camino de marear la perdiz.

La «perdiz» en este caso son la Prensa Internacional y el contencioso con Netflix. La guerra de patadas y codazos, en el mejor estilo de un clásico del fútbol español, se puede saldar con una tarjeta roja a… ¡Orson Welles!, cuya película inacabada «The other side of the wind» (y adquirida, lavada y peinada por Netflix) podría haber tenido su estreno mundial en el festival y haber reestablecido los puentes entre los contrincantes. En cuanto al mareo de la «perdiz» de la Prensa consiste en quitársela de en medio hasta después, y que ninguna opinión desfavorable manche de marrón la alfombra roja: los invitados de Prensa, críticos y demás tendrán su proyección una vez que las películas, directores y actores hayan podido presumir sin los pescozones ni moratones críticos en las sesiones de gala. Y tiene su lógica, pues ser feliz y parecerlo es importante para la crema de un festival, pero eso repercute en el «hojaldre», o sea uno mismo, de modo todavía insospechado. Por ahora, la palabra es Confusión: ¿cómo, cuándo y para qué veremos las películas?...

Un ejemplo: el Festival de Cannes abre ya esta noche con «Todos lo saben», dirigida por el iraní Asghar Farhadi, pero de titularidad española, y con Javier Bardem, Penélope Cruz, Ricardo Darín, Eduard Fernández, Barbara Lennie, Inma Cuesta…, y otros muchos actores españoles en la pantalla… Un protagonismo insólito de lo español, o así, en el Festival de Cannes, pero, su proyección tardía para la crítica la coloca en muy mal lugar para llegar con una crónica que no sea a destiempo. Sabedora del lío, la organización ha hecho un comunicado a la Prensa en el que detalla cuándo se podrán ver las películas, dónde y en qué momento escribir de ellas…., tan lioso y enrevesado, que, después de leerlo varias veces, no le queda a uno otro remedio que llevárselo a algún abogado amigo para que te aconseje cómo salir de ahí sin incurrir en algún delito.

Y otra rareza: el Festival se clausura con «El hombre que mató a Don Quijote», de Terry Gilliam, pero también un poquito española (coproduce Tornasol), con el conflicto surgido recientemente entre el productor portugués Paulo Branco y el director Terry Gilliam, y que, dadas las circunstancias, igual para cuando nos toque verla, a alfombra roja ya quitada, uno ya anda de cañas por su barrio. Pero, en fin, cuando la esencia de esta edición del Festival, es decir, la Confusión, se haga rutina, nada de lo que ocurra y cuándo ocurra será otra cosa que Anécdota. Otra película un poquito española es la argentina «El ángel», de Luis Ortega, que se proyectará en la sección Un Certain Regard.

Los directores que acuden este año a la Sección Oficial son en gran medida de la casa, habituales y hasta algunos de ellos esperanzadores. Vienen, además de Farhadi, Matteo Garrone, Jean-Luc Godard, Hirokazu Koreeda, Jia Zhangke, Nadine Labaki, Spike Lee, Jafar Panahi, Alice Rorhwacher, Nuri Bilge Ceylan, Stephan Brizé, y algunos otros como Lee Chang-dong, Christophe Honoré, Pawel Pawlikowski… Y fuera de competición, y en plan estrella, Ron Howard como «Han Solo: una historia de Star Wars»; Lars Von Trier (el que nunca volvería) con «The House that Jack Built»; Wim Wenders, con «Pope Francis –A man of his words», y Kevin Macdonald con «Whitney». Y también la española pero de titularidad polaca «Un día más con vida», una animación de Raúl de la Fuente y Damián Nenow.

Y hay que estar atentos a la presencia en la Quincena de Realizadores de Jaime Rosales, un clásico del Festival, que llega con su última película, «Petra», un policromado drama con Bárbara Lennie, Álex Brendemühl, Marisa Paredes y Joan Botey.

El jurado de esta edición estará presidido por Cate Blanchett, y compuesto por las actrices Léa Seydoux y Kristen Stewart, los directores Denis Villeneuve, Andrey Zvyaginstsev, Robert Guédiguian, Ava Duvernay y Khadja Nin, y por el actor Chang Chen.

Como es natural, esta edición será una pasarela de estrellas, una ventana al llamado «cine comprometido», concepto tan resultón como hueco, y un vistazo (más bien por el ojo de la cerradura) a un cine casi, casi español, pues inauguran y clausuran la sección oficial, y están diseminados títulos sigilosamente por las secciones paralelas, con Jaime Rosales de abanderado.