De protagonizar «Hellboy» a querer ser presidente de EE.UU: «Hemos colocado en el poder a unos payasos»

El actor Ron Perlman, que anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, critica la deriva de su país: «El nacionalismo es tan rampante como en cualquier otro lugar del mundo»

Ron Perlman y el actor Doug Jones, durante la presentación en Toronto de su último filme
Ron Perlman y el actor Doug Jones, durante la presentación en Toronto de su último filme - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El actor estadounidense Ron Perlman es un camaleón que en 2004 dio vida al personaje de cómic «Hellboy», que ahora presenta en Toronto (Canadá) una película cubana que -según dijo a Efe- le enamoró desde el principio y que quiere presentarse a candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Durante el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), donde presentó el film cubano «Sergio & Sergei», Perlman también que, a sus 67 años, está a punto de dirigir su primera película, aunque no quiso desvelar el proyecto. «Hay una película que he querido dirigir desde hace 18 años y finalmente la vamos a hacer el próximo verano. Pero todavía no la hemos anunciado. Prefiero no revelar nada. Después de esa, ya veremos», explicó.

«Respeto mucho el trabajo de dirección y no creo que cualquiera lo debiera hacer. Así que he sido muy reticente a dirigir una película a menos que estuviese seguro que puede hacer justicia. Y en este caso en particular, leí el guion y me dije que tenía que dirigir la película porque la veo en mi cabeza», añadió.

Salto a la política

La conversación rápidamente pasa al mundo de la política, pues Perlman ha anunciado que se presentará candidato a la Presidencia de los Estados Unidos. «La razón por la que he anunciado mi candidatura es porque nadie se está concentrando en el liderazgo que va a sacarnos de esta locura. Alguien tiene que cristalizar: esto es una locura y aquí está la alternativa antes de que completamente lo jodamos, pero realmente no voy a presentarme candidato», explicó.

A su juicio, no basta con decir que el polémico presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es el «problema», pues alguien debe «encabezar la salida de esto». «Mira lo que está pasando en Estados Unidos en estos momentos. El nacionalismo es tan rampante como en cualquier otro lugar del mundo. Esa es la parte más preocupante de este nuevo régimen. En Estados Unidos, primero. Es muy dogmático«, reflexionó el actor.

«Me siento -continuó- como si me estuviesen atacando. Que todo lo que se merece estar vivo está siendo atacado. Siento que las cosas que deberían tener valor no lo tienen. Y lo que nunca debería ser discutido en público, es lo único de lo que se habla. Estamos jodidos ahora mismo».

«Acabamos de colocar en el poder a una pandilla de payasos que van a dar marcha atrás al progreso que se ha hecho. Y no tenemos un minuto que perder», zanjó Perlman, quien se declara "aterrorizado" bajo el Gobierno de Trump.

Nuevo proyecto

«Me siento como si me estuviesen atacando. Que todo lo que se merece estar vivo está siendo atacado. Siento que las cosas que deberían tener valor no lo tienen»

Con «Sergio & Sergei», dirigida por Ernesto Daranas Serrano e interpretada por Tomás Cao, Héctor Noas y el propio Perlman, el actor quedó fascinado con la historia desde el primer momento. «Alguien me dijo: ¿quieres oír un buen chiste? Un ruso, un estadounidense y un cubano entran en un bar. Fue algo así. Un amigo mío, el realizador mexicano Gabriel Beristaín, estaba abriendo una compañía de producción en Cuba y me invitó a la isla y compartir algunas ideas para ver si podía colaborar con él», comentó.

Se trata de «la historia de tres personas que representan tres ideologías completamente distintas, que se juntan por su aprecio por la vida humana, es una historia preciosa». «Y la forma en que Ernesto fue capaz de hilvanar la historia de estas tres nacionalidades, y que llegan a ser como un individuo en busca de una idea, es lo que el cine debería hacer. Era una gran idea para una película», continuó.

Volver a Cuba

Perlman define su primer viaje a Cuba con Beristaín como "volver a casa". «Cuba -señaló- siempre ha sido una fruta prohibida. Mi gran amigo, Lázaro Pérez, con quien actué en los años setenta, había escapado de Cuba en 1958 justo antes de la revolución. Me contaba historias sobre cómo era Cuba, compartí la comida, cultura, música. Me presentó a su madre, sus tíos, toda su familia».

«Me dije a mí mismo: es una cultura increíblemente rica que nunca voy a tener la oportunidad de ver. Cuando finalmente tuve la oportunidad de ir con mi amigo Gaby, fue como ir a un sitio al que nunca has ido nunca y al mismo tiempo sentir que estás en casa. Tuve esta atracción increíblemente visceral, como una aventura amorosa», agregó.

comentarios