Es noticia:

La prensa estalla por el movimiento «MeToo» contra la «crítica abusadora»

En el primer día de películas en la Sección Oficial era más fácil ver un ovni cargado de marcianos que una película en competición por la Palma de Oro

Penélope Cruz, ante la prensa gráfica
Penélope Cruz, ante la prensa gráfica - Reuters
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras la jornada inaugural, llegó el primer día de películas en la Sección Oficial, que también se pasó sin que proyectaran ninguna hasta las sesiones vespertinas, por lo que, ayer, en el Festival de Cannes, era más fácil ver un ovni cargado de marcianos que una película en competición por la Palma de Oro. Hay un repudio general por ese afán del Festival de proteger a las películas (o a las estrellas de las películas) de las malas críticas, postergándolas hasta que pierdan, dentro de lo posible, su metralla. Un repudio tan infructuoso como esa supuesta protección, pues acaban llegando las opiniones, como le han llegado a «Todos lo saben»… Es como si el Festival se hubiera inventado un sucedáneo de «MeToo» para las pelis agredidas por los abusadores y depredadores cinematográficos.

Puesto que no había otras, la inaugural «Todos lo saben», de Asghar Farhadi, seguía estando en el centro del Festival por segundo día, aunque ya en este con las reacciones en el ambiente. La crítica, en general, ha sido algo reticente con el director iraní, y en especial en la Prensa «extranjera», pues al menos la española se ha pronunciado con cierto interés. En clásicos como Variety o Hollywood Reporter hacen senderismo entre el sí y el no, igual que en otros medios internacionales, pero sorprende la guasa de, por ejemplo Le Figaro, cuyo crítico, a falta de más cosa que decir, la cuenta de principio a fin, con pelos y señales, y encima tiene el cuajo de afirmar que la intriga es flojita, ya que él mismo, que no ha inventado la pólvora (eso debe de ser cierto), descubrió quién era el culpable casi al principio. Un lince.

Lo malo de mantener a la crítica ociosa mientras ellos ven las películas es que se acaba fijando en el paisaje, y empieza a ver allí monstruos que la acechan. Va y dice Cate Blanchett, la presidenta del jurado de este año, que tanto ella como el resto del jurado darán su veredicto con una mirada de artista, y no con una mirada de críticos… Ya se sabía que el oficio estaba en el escalafón entre los de verdugo y enterrador, pero aquí se empieza a tener la impresión de que están haciendo un hueco para el crítico entre Harvey Weinstein y Kevin Spacey. Yo ahí no entro.