Es noticia:

Pawel Pawlikowski: «Hoy en día todo el mundo parece distraído»

El cineasta polaco se lleva la ovación de Cannes con su obra maestra «Cold War»

El cineasta Pawel Pawlikowski junto a la protagonista de «Cold War»
El cineasta Pawel Pawlikowski junto a la protagonista de «Cold War» - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La falta de amor en la sociedad actual y la experiencia de sus propios padres inspiró a Pawel Pawlikowski para filmar «Cold War». El director de «Ida» vuelve a exprimir su talento para firmar una cinta de absoluta belleza estética. El tiempo transcurre entre silencios y música, entre fronteras que se cruzan, en un existencia que se desgasta mientras el amor de los protagonistas permanece. «Es una película dedicada a una época que nos ha dejado», explicó Pawlikowski. «Hoy en día todo el mundo parece distraído. Me cuesta creer que alguien pueda enamorarse como lo hacen los protagonistas, enamorarse tanto que el resto del mundo desaparezca», lamentó el realizador.

La nostalgia se hace presente en la música desde las notas del folclore polaco hasta el piano de la canción francesa, pasando por las trompetas de jazz o ese glorioso rock and roll que se marca la protagonista. «Hay en mi cierta nostalgia, no por el comunismo de Stalin, no me malinterpretes, pero sí por cierta claridad. Siento la necesidad de escapar de la polución acústica. Hay demasiado ruido. La música es buena compañía», explicó.

El avance de los tiempos

Rodada en blanco y negro, «Cold War» recrea la Polonia comunista de los años 50 y el París de los 60. En una sociedad atacada por la tecnología y las prisas, el polaco abre la lata de los nominados a la Palma de Oro con paso lento, balbuceando secuencias que transportan a los años de la postguerra, a un estilo de vida donde la esperanza del amor no llegaba en un mensaje de texto ni por Instagram.

La burbuja política en la que vivimos ahora se asemeja, según el cineasta, a la Guerra Fría. «Se pasaron media vida tratando de escapar y la otra media intentando regresar. Así también ha sido para mí. Este filme está dedicado a los polacos, a los verdaderos polacos. No a los que están ahora en el Gobierno. El gobierno polaco me tiene vetado». Pawlikowski, de 60 años, vive en el exilio desde que se instalara en Inglaterra a los 14 años con su madre bailarina. «Hay muchas cosas en común entré esta historia y la de mis padres. Ellos eran un desastre como pareja, pero estuvieron siempre enamorados. Se casaron, se separaron, se casaron con otros, se volvieron a juntar. No es su retrato, sin embargo, reconozco que hay muchas similitudes», explica.