Es noticia:

Los oscuros secretos de «Un lugar tranquilo», la película de terror de la que todo el mundo habla

Los monstruos, la familia... Te desgranamos, sin spoilers, los detalles del filme de John Krasinski

John Krasinski y Emily Blunt protagonizan «Un lugar tranquilo»
John Krasinski y Emily Blunt protagonizan «Un lugar tranquilo»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Viene precedida por unas críticas que la hacen merecedora del adjetivo que la califica como la película de terror psicológico más estremecedora de los últimos tiempos. Y la redacción de ABC Play, después de ver «Un lugar tranquilo» en el pase de prensa, no puede sino confirmarlo. Por eso te contamos los detalles que la hacen tan especial.

Los monstruos

El peligro al que se enfrentan los Abbott se intensifica ante la inmensa magnitud de la amenaza. Las criaturas, de las que no saben nada, parecen estar en todas partes a la vez, rodeando y sepultando a los Abbott en peligros sin fin. Pueden aparecer en cualquier momento, en cualquier lugar, convirtiendo la actividad más ordinaria en una cuestión de vida o muerte.

La forma de actuar de las criaturas, su misterio, su omnipresencia, es lo que crea la creciente ansiedad durante la mayoría del metraje. De hecho, ni siquiera es posible verlas con nitidez hasta el clímax de la película, lo que hace aún más digna de mención la conexión del público con la ansiedad que rodea a los Abbott.

No obstante, John Krasinski (director y protagonista) tuvo que abordar un gran desafío visual a la hora de definir qué aspecto tenían estas criaturas tan sensibles al sonido. Para superar ese desafío colaboró con un equipo de artistas visuales entre los que se encontraban el diseñador de producción nominado a los Oscar Jeffrey Beecroft («Bailando con lobos», «12 monos», «The Game», «Transformers: La era de la extinción»); el ganador del Oscar Scott Farrar («Transformers», «Inteligencia Artificial») y otros tantos.

Beecroft comenta lo siguiente sobre el concepto: «Cuando empezamos a diseñar las criaturas nos preguntamos lo siguiente: ¿de qué tipo de entorno provienen? Era una criatura que oía con todo el cuerpo, así que para su forma me inspiré en una concha de Nautilus. Cuando un sonido vibra en el interior de su estructura resulta intensamente doloroso y por lo tanto destruyen todo aquello que hace ruido. Sin embargo, esa estructura tiene una increíble fortaleza, lo que hace que resulte aparentemente imposible destruir a las criaturas».

El hogar

Los motivos por los que los Abbott habían sido capaces de sobrevivir a una amenaza que había devastado a buena parte del mundo quedaron claros: el amor que sentían unos por otros, su capacidad para estar unidos incluso en silencio y, tal vez lo más importante de todo, su enorme ingenio. Los Abbott aplican todos sus conocimientos de granjeros y no ahorran esfuerzos a la hora de tratar de ir un paso por delante del misterio que les acosa.

El entorno de la granja fue un elemento muy importante para los guionistas Woods y Beck, que provienen de un entorno rural, en Iowa, en el centro de Estados Unidos. «Mientras íbamos escribiendo, pensábamos en todos los diferentes escenarios que podrías crear con pajares y silos de maíz y con todos los lugares de una granja en donde normalmente harías ruido todos los días», dice Beck.

La tarea más imponente fue pensar incesantemente en todas las cosas que Lee y Evelyn tenían que hacer de manera diferente en sus vidas para evitar el más leve crujido. Tenían que ser muy ingeniosos para detener hasta el más sutil o accidental de los sonidos, ya se tratase de un crujido del suelo o de la apertura de una puerta, cualquier cosa que pudiese atraer a la criatura. Por eso ahora viven en el granero, que tiene una fuente de agua y paneles solares. Y Lee utiliza el sótano de la casa como taller, en donde puede utilizar electricidad y esforzarse por descubrir la manera de salvar a su familia.

Sonido y terror

Los aficionados a las películas de terror saben desde hace tiempo que lo que escuchas puede asustarte mucho más que lo que ves. «Un lugar tranquilo» se suma a esa larga serie de películas innovadoras que utilizan de manera inteligente el montaje de sonido y la música para diseñar una atmósfera que acentúa la confusión y que sirve de base a un suspense prácticamente insoportable. Pero en este caso la idea era también utilizar el sonido de una manera novedosa, convirtiendo al propio sonido en un personaje de la película por derecho propio. En esta película el sonido es una entidad que debe ser temida y disfrutada, incluso en los diálogos. Es cierto que los Abbott no pueden hablar en voz alta entre sí, pero eso hace que todo lo que dicen sea mucho más importante.

Krasinski llevó esa idea a sus últimas consecuencias. La eliminación de todos los sonidos ajenos al rodaje hizo que el elenco y el equipo técnico se introdujesen aún más profundamente en las vidas de los Abbott. «Plantearnos desde cero la dimensión sonora fue una tarea inmensa que nos mantuvo constantemente ocupados», explica el director en las notas de prensa de la productora. «Tuvimos que aprender a mantenernos en silencio como nunca habíamos estado en un plató. Y a partir de ese silencio, la importancia del diseño de sonido empezó a ser cada vez más clara. Cuando estás en absoluto silencio y de pronto escuchas fluir agua o el viento soplando en los árboles, es asombroso. Te das cuenta de que hoy en día, con los teléfonos y aparatos por todas partes, no se suele tener la oportunidad de escuchar solo el sonido del mundo. Así que a todos nos emocionó la idea de que en esta película el público fuese a prestar atención de verdad a todos los sonidos, de una forma en la que tal vez nunca lo ha hecho».

Así, el director John Krasinski resume su pensamiento: «Quiero que el público se esté preguntando constantemente ¿Qué haría yo en esta situación? ¿Cómo podría estar en silencio? ¿Qué haría para asegurarme de que mi familia sobrevive?»