La ópera prima de Eduardo Casanova, «Pieles», disponible en Netflix

La sorprendente historia sobre «gente deforme» muestra el universo rosa que el director creó para hacer su crítica a la sociedad

Fotograma de «Pieles»
Fotograma de «Pieles» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras dos años de trabajo para dar forma a su peculiar, valiente y grotesto universo inundado de color rosa, Eduardo Casanova pudo plasmarlo en su ópera prima «Pieles». Comenzó su andadura causando una gran sorpresa en el Festival de Berlín y ganó el Premio Jurado Joven a la mejor película en el último Festival de Málaga. Siguió sorprendiendo a los casi 15.000 espectadores que se acercaron a las salas españolas a verla y, desde hoy, podemos disfrutarla en la plataforma de streming Netflix.

La sorprendente historia sobre «gente deforme» y con problemas para encajar en la sociedad, que el director de 26 años ha contado en 77 minutos: «Hacerla más larga era quitarle fuerza y yo, cuando me como una tarta, quiero que sepa todo el rato», explica Casanova sobre una cinta en la que él mismo ve el humor oscuro de Todd Solondz, el surrealismo de David Lynch o los personajes de Tod Browning en «La parada de los monstruos» (1932).

Entre el reparto, encontramos muchas caras conocidas como Ana Polvorosa o Macarena Gómez. También destaca Carmen Machi, quien da vida a una madre desequilibrada con un hijo que quiere cortarse las piernas para ser sirena y quien no pudo evitar las lágrimas el día que su excompañero de serie le llamó para hacer «Pieles»: «No paraba de darle las gracias. Para mí era muy emocionante estar en su primer largometraje», contaba a ABC.

Otra cara conocida, aunque no tan reconocible en la película es la del modelo Jon Kortajarena. «Si no hubiera entendido el mensaje crítico, no habría podido interpretar a Guille», reconoce el que se mete en la piel de un hombre absolutamente desfigurado a causa de un accidente de juventud, que sueña con hacerse una cirugía estética para recuperar su belleza. «Al leer el guion dudé de si había dejado volar mucho mi imaginación o si había entendido bien ese punto de vista tan surrealista y profundo de Eduardo, pero, tras hablar con él, me convencí de que era una maravilla poder salir de quién soy habitualmente y conocer todos esos complejos», cuenta Kortajarena.

La destreza gráfica y el oscuro mensaje que hay detrás de esta sociedad de deformados es lo que destacada de «Pieles». Así describía «Pieles» el crítico de ABC, Oti Rodríguez Marchante: «Primer largometraje de Eduardo Casanova (el Fidel de la serie 'Aída'), en el que aglutina y extrema el, digamos, universo de su trayectoria de cortometrajista. Su mayor cualidad es la de llevar al límite sus ansias transgresoras, y por eso se le ha reconocido en Festivales y foros críticos, pero esa capacidad de chocar con fuerza contra los niveles de aceptación visual, ética y estética del espectador medio (incluso el entero o el doble), es también su mayor defecto para las salas comerciales. (...) No hay sutileza en los mensajes, aunque sí en la adaptación de los actores, todos tan conocidos como irreconocibles, a un maquillaje digno del mayor elogio».

[Lea la crítica completa aquí: Pieles, anticonceptivo para la vista]

comentarios