La obra truncada de David Lean, un artesano contra la industria

TCM presenta el documental «Nostromo: El sueño imposible de David Lean», sobre uno de los proyectos frustrados del genio británico

El director británico David Lean
El director británico David Lean - TCM
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los genios también fracasan. Eso es lo que Pedro González Bermúdez quiso mostrar en «Nostromo: El sueño imposible de David Lean», el documental que este miércoles presentó en el Palacio de la Prensa junto al guionista Juan Zavala y al actor George Corraface. La película cuenta lo que fue uno de los grandes proyectos truncados de la historia del cine: la adaptación que David Lean, director de clásicos como «Lawrence de Arabia», «El puente sobre el río Kwai» o «Doctor Zhivago», quiso hacer de «Nostromo», la novela de Joseph Conrad.

«Dimos con una historia desconocida que teníamos la sensación de que había sido muy importante para las personas implicadas en ella», explicó Zavala, «cuenta cómo alguien que ha sido un maestro pierde su mundo y no puede adaptarse a la nueva industria del cine a pesar de haber hecho grandes obras. Es una historia humana trágica». La idea inicial de TCM, la cadena que produce el documental, era grabar una cinta de alcance universal con un toque local, aprovechando que la frustrada película iba a rodarse en Almería. Pero pronto descubrieron que había mucha más sustancia en lo que en un principio parecía ser una película para entendidos en la historia del cine.

«Nos pusimos en contacto con la Fundación David Lean que nos permitió acceder al archivo de Nostromo, donde pudimos leer todas las versiones del guión y muchísimo material sobre la película», contó González Bermúdez, «Además, logramos hablar con la viuda de Lean, que lleva años retirada de la vida pública y apenas concede entrevistas, que nos pudo dar una visión íntima del genio».

El director explicó cómo para él, al contrario que la ficción, el documental es «un proceso creativo y siempre abierto. No tengo guión previo, siempre añado nuevas declaraciones...Es una sorpresa continua, la ficción es más encorsetada». En el caso de «Nostromo: El sueño imposible de David Lean» es notoria la nostalgia de González Bermúdez por los tiempos en los que el cine era una actividad artesanal y, como dice el propio Lean en el documental, «lo más importante son la historia y los personajes, aunque eso ya esté pasado de moda».

La actitud de Lean empezó a desentonar en un sector cada vez más marcado por las superproducciones y las películas de efectos especiales. El británico era un hombre chapado a la antigua y criado en una familia cuáquera (doctrina protestante que enfatiza la importancia de la austeridad y la sobriedad de costumbres) que no se sentía nada cómodo en el mundo que estaba naciendo a su alrededor: «Lean odiaba a los productores. Necesitaba su dinero, pero cuanto más lejos los tuviera, mejor», se dice en el documental.

La película muestra a un Lean metódico y perfeccionista hasta la exasperación, que reescribe una y otra vez los guiones, vuelve a grabar las escenas, cuida con esmero cada plano…«Quería mostrar que para entender a Lean hay que entender que nada es casual, todo estaba pensado al detalle», declaró el director. En un momento del documental, uno de los entrevistados dice una frase que resume a la perfección el talante del británico: «Él no quería hacer una película, quería seguir trabajando en ella».

«No habrá otro director como David Lean», sentenció George Corraface, que iba a ser el encargado de hacer el papel protagonista en «Nostromo», «sigue habiendo personas que se obsesionan con el cine, pero las nuevas técnicas digitales no les permiten trabajar con el esmero con el que él lo hacía. Lean no supo ver cómo se transformaba la industria del cine y la realidad le superó, pero fue una lucha bella».

comentarios