Actualidad

Kusturica, fascinado con el erotismo de Monica Bellucci

El cineasta serbio presentó «On the milky road» en el Lisbon & Estoril Film Festival

Monica Bellucci, en una imagen de archivo
Monica Bellucci, en una imagen de archivo - AFP
FRANCISCO CHACÓN / Corresponsal Lisboa - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Emir Kusturica y Monica Bellucci se miran a los ojos, se besan mientras el agua los mece. El director serbio llevaba tiempo obsesionado con la idea de trabajar al lado de la diva italiana… Y no paró hasta engatusarla con el guión recargado de «On the milky road», su retorno a la ficción nueve años después de «Prométeme».

El polémico cineasta deja así atrás el lapsus documental consagrado al mismísimo Diego Armando Maradona para poner en pie una nueva epopeya excesiva, con los elementos surrealistas que le caracterizan, a veces bordeando el universo «kitsch» con raíces balcánicas.

Después de provocar un recibimiento dispar (silbidos y tímidos aplausos) en las últimas ediciones de la Mostra de Venecia y del Festival de San Sebastián, Kusturica no quiso fallarle a su amigo portugués Paulo Branco, el legendario productor que dirige de forma brillante el Lisbon & Estoril Film Festival. De modo que se plantó en la capital del país vecino para sentir el calado de la «parroquia» cinematográfica lusa, siempre encantada de sumergirse en su mundo paralelo.

«Elegí venir a este festival y no a otros muchos que me reclamaban después de pasar por Venecia. Esto demuestra lo que pienso sobre el público portugués, que tiene un talante intelectual y emocional», dijo ante el regocijo de los asistentes que abarrotaban el Cine Monumental de Lisboa.

Siempre excesivo, Kusturica

Nadie quería perderse en el festival la charla con él que siguió a la proyección de su largometraje, todo un fresco que mantiene viva la llama encendida por «El tiempo de los gitanos» o «Underground».

«On the milky road» mantiene viva la llama encendida por «El tiempo de los gitanos»

«Su universo barroco, divertido y particular me atrae profundamente», apunta a ABC Paulo Branco, quien acumula una larga experiencia como productor de títulos de Alain Tanner («En la ciudad blanca»), Olivier Assayas, Chantal Akerman, Wim Wenders o David Cronenberg. «Cierto, a veces resulta excesivo Kusturica, pero siempre es interesante y aquí se encuentra como en casa», prosigue el responsable de esta cita cinematográfica.

La estridente música mestiza preside el desarrollo de «On the milky road», que se articula en tres episodios y oscila entre el poder de la atracción y el telón de fondo devastador heredado de la Guerra de los Balcanes, todo un trauma para el también líder de la No Smoking Orchestra.

Vuelve, sin embargo, a perderse este singular creador en un mar de contradicciones y anacronías. Ya se sabe, la contención y la mesura no forman parte de su vocabulario en absoluto.

De manera que la fuerza visual se diluye en un sinfín de dispersión que, no obstante, atrapa una vez más la esencia del espíritu paneuropeo, otra de sus arquetípicas señas de identidad.

Indomable Kusturica, cual caballo desbocado en el planeta fílmico de hoy, tan expectante sobre su nuevas «criaturas» como en la época en que se hizo notar con «Papá está en viaje de negocios».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios