«Que baje Dios y lo vea»

Fútbol, humor y un monasterio que salvar

Curro Velázquez rueda junto con Karra Elejalde, Alain Hernández y Juan Manuel Montilla «El Langui» una comedia que escapa de «la brocha gorda»

Karra Elejade, Alain Hernández y el director Curro Velázquez
Karra Elejade, Alain Hernández y el director Curro Velázquez - JULIO VERGNE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A cuarenta kilómetros de Madrid está Chinchón, un pequeño pueblo que merece una visita. Una típica de domingo a la hora de comer. No puede perderse el castillo de Chinchón o de los Condes. Allí, nos encontramos a dos equipos de fútbol y a un prior algo «cascarrabias». Este monje parece tener un problema: quieren desahuciarle. «Se alimenta de vender pastitas, pero eso no da para alegrías así que los de Paradores de España quieren comprar el monasterio», comenta Karra Elejalde, quien da vida al padre Munilla en «Que baje Dios y lo vea», la primera película de Curro Velázquez (guionista de «Los Hombres de Paco» y «Fuga de cerebros»).

Para desgracia (o alegría) de Munilla, llega el padre Salvador, un misionero que, hasta ahora, había estado en distintas operaciones en África. «Allí llegó como castigo», dice Alain Hernández de su papel. «No es muy ortodoxo resolviendo problemas, siempre acaba metido en belenes», replica el padre Munilla. Sin embargo, sus métodos poco convencionales traen la solución al problema: la Champions Clerum.

«Es algo real. La Champions Clerum existe», cuenta Curro Velázquez. Se trata de un torneo de fútbol entre los mejores equipos de Europa, con una peculiaridad, los jugadores son religiosos. «Lo descubrí en un artículo. Vi ese mundo tan particular y me pareció el marco perfecto para contar una historia», añade. Una historia de cómo dos polos opuestos acaban aprendiendo el uno del otro. «Chocamos en todo. En la manera de entender la vida, la fe…», confiesa Hernández. Por suerte unos cuantos locos siguen al padre Salvador con la idea de participar en la Champions Clerum. Una locura que pasa por ganar a todos los mejores equipos de Europa y, por último, enfrentarse a los chicos del Papa Francisco. «Es la historia de David contra Goliat porque, a priori, los chicos del Vaticano son mucho mejores», analiza el entrenador del equipo.

No está solo en esta hazaña. Junto con él está el novicio más repetidor Ramón (interpretado Juan Manuel Montilla «El Langui») como segundo entrenador. «Es que la teología no se me queda, digamos que soy cebollón», confiesta. Aunque le hayamos visto en «Torrente» y en el «Chiriguinto de Pepe» en el terreno de juego, esta vez se queda en la banda pizarra y tiza en mano. «Es complicado cuando de por medio hay unos parámetros y unas reglas marcadas, un poco como la vida. Que llegue alguien de abajo y cambie las directrices no gusta... Pero con ilusión y tesón, se pueden conseguir muchas cosas y eso es lo que va a intentar hacer este grupo de novicios con el padre Munilla y el padre Salvador», cuenta «El Langui», ataviado con la camiseta oficial de su equipo de color marrón monje.

Las carcajadas están aseguradas. Se percibe en el ambiente. A cada paso encuentras a alguien con una sonrisa en la cara. Ya sean los chicos de figuración que interpretan a los diferentes equipos, el personal de producción o el propio Karra Elejalde, quien protagonizó un gesto de ternura al besar a casi todos los presentes antes del rodaje de una de las escenas del vestuario. «Nos hemos reído muchísimo rodando y estoy convencido que si nosotros lo hacemos, el público también. Y no, no es una comedia de brocha gorda», comenta el padre Salvador, aunque ellos se lo pasen en grande tras las cámaras.

Nuestra #actorslife diaria rebosante de #glamour. Feat. #KarraElejalde #ilovemyjob #lastweek ❤️🎬❤️

Un vídeo publicado por Alain Hernandez (@alainhernan) el

Risas aseguradas

Parece que el encargado de arrancar esas risas será «El Langui». «Hay una secuencia en la que, como entrenador del equipo, estoy decidiendo de qué van a jugar cada uno –que, por cierto, soy una mezcla entre Guardiola y el Cholo Simeone–. Para ello, me pongo a hacer unas entrevistas y llega Juanma y dice “quiero jugar en el centro del campo, repartiendo juego porque yo voy bien de cabeza, voy bien de juego…” Tal como lo hacía, con esa decisión… No pude aguantarme la risa», relata Alain Hernández. Juanma es un ejemplo de superación a través del humor, un recurso que utiliza constantemente y deja respuestas como esta a la pregunta ¿qué disfrutas más de lo que haces?: «Disfruto mucho con todo, pero con lo que más jugando al fútbol en mis ratos libres. Hago unas bicicletas que alucinas», bromea en un tono serio.

No es el único momento cómico que ha dejado el rodaje. «El personaje de Juanma, con su discapacidad, no puede actuar como los demás a nivel físico. Entonces, durante una pelea y llega y nos dice “venga, utilizadme de ariete” y ¡lo utilizan como ariete!», dice entre risas Hernández. «Es que es efectivo. Tengo una cabeza dura y puede servir de mucho», apoya el protagonista de esta secuencia. No solo le utilizarán como ariete. «También estoy haciendo en un principio la canción de la película a ver qué tal queda (como ya hizo en "El truco del manco")», dice sin dar mucho detalle.

Con la cámara de viaje

El rodaje ha pasado por diferentes pueblos de España. «Hemos estado por el Escorial, en Chinchón, en Ciudad Rodrigo…», cuenta Karra Elejalde. «El que más me sorprendió a mí fue una finca en Alcalá de Henares donde rodamos las secuencias donde mi personaje aparece en África y es que quedan totalmente creíbles», cuenta ilusionado Hernández. Sin embargo, los tres están de acuerdo en que la más especial ha sido Ciudad Rodrigo: «Era exactamente como me había imaginado que sería», confiesa Curro Velázquez.

Mañana es el último día del rodaje de la ópera prima de Velázquez quien, tras trabajar como guionista en series como «Los hombres de Paco» o «El chiringuito de Pepe», decidió embarcarse en su primer largometraje: «Es, sin duda, el guión que más he trabajado. Tiene un poco de todo lo que he hecho antes», admite. Ahora, solo toca esperar a que «Que baje Dios y lo vea» llegue a las grandes pantallas.

comentarios