Es noticia:
Escuela de cine

Fallece a los 74 años Josep Maixenchs, fundador de la Escac

Creó los primeros estudios oficiales universitarios en cine y audiovisual de España y formó a cineastas como Juan Antonio Bayona, Elena Trapé, Nely Reguera o Kike Maíllo

Josep Maixenchs, fundador de la Escac
Josep Maixenchs, fundador de la Escac
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

España ha encontrado en Cataluña la cantera más prolífica de cineastas gracias, en gran medida, a la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (Escac). Un camino que abrió Josep Maixenchs desde una pequeña aula de los Escolapios de Sarriá. Era 1993 y tenía claro que su lema, «sueño, constancia, humanidad y trabajo», podía servir de ejemplo para sus alumnos. Así, un año más tarde, y ya asociado con la Universidad de Barcelona, creó los que serían los primeros estudios oficiales universitarios en cine y audiovisual de España. De aquella primera promoción, formada por 44 alumnos, salieron nombres como J. A. Bayona, Roser Aguilar y Kike Maíllo. El resto es historia: más de 6.000 alumnos de 23 nacionalidades, un traslado a Tarrasa en busca de un centro mayor, reconocimientos –20 Premios Goya y más de 40 nominaciones– y la consolidación como la primera Escuela de Cine de España.

Pero lo que recuerdan quienes compartieron lecciones con su maestro no son los premios, es su «generosidad»: «Maixenchs era un hombre incansable, entusiasta, un visionario que luchó por oficializar la enseñanza cinematográfica cuando nadie creía en ella. [...] Los que conseguimos abrirnos un camino en la profesión estaremos eternamente agradecidos a tanta generosidad», escribió a modo de despedida Juan Antonio Bayona.

Su recorrido vital dejó una huella que la sociedad le devolvió en forma de distinciones. Maixenchs ha recibido la medalla de oro de las ciudades de Terrassa y de Barcelona, la Cruz de San Jordi, el Premio Nacional de Cultura de la Generalidad de Cataluña y el González-Sinde de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, entre otros tantos.

Ligado a la Cultura en todos sus ámbitos –estudió Historia del Arte por la Universidad de Barcelona, Cinematografía por la Universidad de Valladolid y Artes Escénicas en Roma–, decía de sí mismo que era «un soñador que sueña con un país donde desde la cultura lleguemos a la excelencia». Y aunque pasó por el mundo del arte y el teatro, fue en el cine donde invirtió la mayor parte de sus esfuerzos. No solo con la puesta en marcha de la Escac, también con la productora Escándalo Films donde muchos de los jóvenes cineastas del país descubrieron lo que era trabajar realmente en el séptimo arte.

Alumnos como Kike Maíllo, ganador del Goya por «Eva», que lamentó la pérdida de su maestro:«Me gusta pensar que mujeres y hombres con la voluntad de Maichenchs son las que nos inspiran a seguir transformando las cosas a mejor y haciendo a los demás un poco más libres». Y también compañeros como Montxo Armendáriz: «He conocido a pocas personas que, de verdad, amaran el cine como él, una gran pérdida». La cantera del cine español se ha quedado huérfana.