«Camina conmigo» y «Hotel Cambridge»

Otros estrenos: Apología del «mindfulness»

La vida del maestro zen budista Thich Nhat Hanh y la difícil situación de los ocupas en Brasil tienen un hueco en la cartelera de esta semana

«Camina conmigo» cuenta la historia del maestro zen Thich Nhat Hanh
«Camina conmigo» cuenta la historia del maestro zen Thich Nhat Hanh - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Fuera del alto voltaje de los focos que alumbran los estrenos más afines al tirón mediático llegan películas que, si bien con pretensiones más concretas y menos ávidas de asaltar la taquilla, ceden espacio a temas escasamente abordados. Es ahí donde encuentran su espacio «Camina conmigo» y «Hotel Cambridge», dos cintas que acomodan la esencia del documental en el envase más comercializable de la película.

La vida y obra del maestro zen budista Thich Nhat Hanh copa absoluto protagonismo en el filme que codirigen Marc J. Francis y Max Pugh. Proponen los cineastas un ensayo sobre los extendidos efectos, normalmente positivos, del «mindfulness», que traído al cristiano sería algo así como el camino hacia una «plena consciencia» que eleva al ser humano que lo practica hacia una esfera superior, donde podrá tener una vida plena y feliz mientras valora como merece el presente.

Tan onírico suena como el hecho de que el que es considerado uno de los líderes espirituales más influyentes de la actualidad haya tenido tiempo para publicar «más de cien libros», según su productora, además de haber fundado monasterios y varios centros para la práctica del «mindfulness», con el budismo como invariable remanente. Todo ello lo narra Benedict Cumberbatch («The imitation game» o «Sherlock»), con la escena aterrizada en la comunidad budista de Plum Village, en Francia, donde un séquito de conejillos de indias renuncian a sus pertenencias con el propósito de hacer del sufrimiento gozo.

Más terrenal es «Hotel Cambridge», película de factura brasileña que expone el sinvivir de lo que en España se ha popularizado como «okupas», pero con el exótico marco que es Sao Paulo.

Gran peso del atractivo de la grabación recae sobre la credibilidad de los actores, en su mayoría ocupas y refugiados reales. También en la estructura discursiva, vertebrada en torno a tres ejes que se entrelazan a medida que la película avanza, y con el aderezo de extractos de documentales de otros directores.

Trae bajo el brazo el premio de la Industria Cine en Construcción y los del público en los festivales de Sao Paulo y Río de Janeiro.

comentarios