Actualidad

Vaiana (***): Explosión de color y bondad en el mundo Disney

El mensaje que la película quiere impregnar en los niños es la fe en uno mismo por encima de todas las cosas, incluidos los convencionalismos sociales

Tras un comienzo estereotipado en exceso, en el que Disney implanta sus valores ya conocidos y llenos de rutina excesivamente reiterados en sus propuestas desde los años 50, los nuevos tiempos se imponen. A la media hora, una vez que la distribuidora ha impuesto sus reales, el filme cobra el valor que lo hace verdaderamente moderno: colorido y audacia en todas sus formas.

La aventura de una niña camino de la adolescencia en busca de la salvación de su pueblo está llena de valor, constancia y un derroche de lo que en realidad la película quiere impregnar en los niños: la fe en uno mismo por encima de todas las cosas, incluidos los convencionalismos sociales.

Resulta evidente que el clasicismo de Disney está muy lejos del talento, brillante y demoledor, de las creaciones de Pixar (que, aunque ya sean la misma compañía, mantiene su idiosincrasia original), pero, aparte de eso, hay que valorar también el sello que hace especial a la ya casi centenaria compañía.

Aparte de la textura técnica, impecable siempre por estos lares, hay otras virtudes muy a tener en cuenta: la rigurosidad cultural, el optimismo de la cinta (quizá desmesurado, pero tambén clásico) y, sobre todo, la profundidad de los personajes anexos, de mayor calado que el de la niña protagonista Moana Waialiki. En este aspecto, Magui y todo lo que representa son un prodigio de técnica e imaginación, independientemente de que toda la producción en sí es visualmente asombrosa.

[Compra aquí tu entrada para ver la película]

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios