Actualidad

«The Neon Demon» (**): Alta gama, baja cama

«Porno-gore de alta gama, una imaginería de violencia a la mujer (claro) redimida por un tipo de cinéfilo que reivindica a Darío Argento»

La primera imagen, bastante repulsiva, es un resumen perfecto de la película (uno puede ahorrarse las dos horas que siguen): una chica muy elegante, muy asesinadita, chorrea sangre primorosamente colocada en un sofá de diseño.

Porno-gore de alta gama, una imaginería de violencia a la mujer (claro) redimida por ese tipo de cinéfilo que reivindica a Darío Argento, entre otros «maestros» de ese timo del ejercicio de estilo sádico, del que este producto es un ejemplo envasado al vacío: si gustan de eso, aquí encontrarán necrofilia, canibalismo (sugerido, hasta el estomagante climax final), tortura (una escena de tijeras-en-boca totalmente gratuita) y mucha más sangre de diseño.

Esto es lo malo, o lo bueno para ese cinéfilo que decimos, pero en realidad tarda tanto en llegar que para entonces puede haberse dormido. Lo que viene antes es la enésima versión del bulevar de los sueños rotos: la historia de la niña inocente que llega a Los Angeles en pos del sueño de la fama. Entiendo la ola de odio que causó esta pretenciosa película en Cannes; el director quería copiar «Mulholland Drive» pero alcanzar el misterio y la seducción de lo inefable requiere armas más nobles.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios