Operación Concha (**): Festival de pillos

Amar el cine y hablar sobre él en pantalla es casi una necesidad que han satisfecho Wilder, Minnelli, Burton (el pequeño Tim), los Coen, Altman y Trueba, entre muchos

Fotograma de Operación Concha
Fotograma de Operación Concha
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Amar el cine y hablar sobre él en pantalla es casi una necesidad que han satisfecho Wilder, Minnelli, Burton (el pequeño Tim), los Coen, Altman y Trueba, entre muchos. Antonio Cuadri aporta su granito con una película de engaños, otro género que no se puede mirar con reticencias, porque también ha dado lugar a un puñado de obras maestras. Para asegurar más el disparo, todo transcurre en una ciudad como San Sebastián, con su festival y sus privilegiadas vistas.

Patxo Tellería escribe con Cuadri una trama de intrigas cruzadas que protagoniza esa pequeña fauna de sinvergüenzas que también chupan del séptimo arte (dónde no). La piedra angular de la estructura la sostiene Jordi Mollà, con el difícil encargo de interpretar dos papeles, uno con acento onubense y el otro cubano. No sale mal parado el catalán.

El tema del doble es lo más transparente de la ecuación, en una pizarra algo emborronada. Al final, los propios personajes tienen que explicar al espectador lo ocurrido, lo que no suele ser buena señal, porque lo visto en pantalla no alcanzaba. En fin, hay humor, acción, intriga y buenos actores, en un escenario de cine. No se puede pedir, ni encontrar, mucho más.

comentarios