El portugués Pedro Pinho gana el Giraldillo de Oro con «A fábrica de nada»

Fallados los premios del Festival de Cine Europeo de Sevilla

El director portugués Pedro Pinho, tras recibir el Giraldillo de Oro
El director portugués Pedro Pinho, tras recibir el Giraldillo de Oro - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Giraldillo de Oro, máximo galardón de la sección oficial a concurso del Festival de Cine Europeo de Sevilla, se va este año a Portugal, al ser «A fábrica de nada» la película ganadora. El filme de Pedro Pinho, que, además, era el de mayor duración (casi tres horas) que competía, fue ganando posiciones desde que se proyectó en el pase de prensa por la forma en que mostró la actitud de un grupo de obreros ante una inesperada situación que ponía sus puestos de trabajo en la cuerda floja, aparte de su sorprendente mezcla de géneros y su tono, pegado a la más rabiosa actualidad. El Jurado ha destacado que es «una película cercana y atrevida, que lleva al espectador a un viaje visionario y dramáticamente realista». Un justo premio para un filme valiente.

El Gran Premio del Jurado recayó en «Western», la película dirigida por Valeska Grisebach, que también tenía muchos adeptos. La forma en la que mostraba las diferencias entre alemanes y búlgaros, con conflictos y hermandad entre culturas y tradiciones, no pasó desapercibida, así como su espléndida fotografía a cargo de Bernhard Keller. «Zama», la película de Lucrecia Martel ambientada en la América del siglo XVIII protagonizada por Daniel Giménez Cacho y Lola Dueñas, ha sido distinguida por el Jurado con una mención especial porque «explora un universo fantasioso pero histórico que nunca deja de evocar el tiempo presente».

Los premios de interpretación fueron una de las grandes sorpresas del fallo de este año. El mejor actor ha sido el adolescente Pio Amato por «A Ciambra», de Jonas Carpignano, un trabajo cercano a la no ficción con un fuerte componente social. Amato ha vencido en una categoría donde no había un claro favorito. Por su parte, Selene Camarazza ha sido considerada la mejor actriz por su interpretación en «Corazón puro», la historia de amor de jóvenes de mundos opuestos donde la religión tenía mucho peso, dirigida por Roberto de Paolis. Jeanne Balibar era la gran favorita entre la crítica por su gran interpretación en «Barbara».

Amalric, mejor director

Esta película no se ha ido de vacío, pues Mathieu Amalric obtuvo el premio al mejor director, por lograr sacar adelante y con mucha solvencia un filme donde diferentes planos reales y ficticios se mezclaban de una manera modélica. El biopic de la cantante francesa consigue arrastrar al espectador y confirma a Amalric como un excelente director, siendo éste su quinto largometraje tras las cámara, que complementa con una exitosa carrera como actor.

Entre la gran variedad de historias que se han contado dentro de la sección oficial, la escrita por Thierry de Peretti para «A violent life», película que también dirige, ha ganado el premio al mejor guión, el cual, en clave de thriller, hace un certero retrato del clima inquietante que se vive en Córcega por las acciones internas de los grupos del movimiento de liberación.

comentarios