Antonio Burgos - EL RECUADRO

Tirititramp, Tramp, Tramp Antonio Burgos

¿Pues no que van los americanos y eligen como presidente a un tío que todavía no se sabe si usa peluquín o no usa peluquín?

ANTONIO BURGOS - Actualizado: Guardado en:

Hay que ver los americanos... ¡Cómo son! ¿Pues no que no le echan la menor cuenta ni a los tertulianos ni a los columnistas de Madrid, hartos de hacerle la propaganda a Doña Hilaria, y van y eligen como presidente de los Estados Unidos nada menos a un tío que todavía no se sabe si usa peluquín o no usa peluquín, y que encima se llama como el pato de Walt Disney o como el templo de la ensaladilla en la calle Canalejas, Donald, Donald Trump? Esto es naturalmente por culpa de Pedro Sánchez, que en vez de seguir en su Peugeot recorriendo España para agarrarse a la brocha de «volver a ser lo que fuimos» como Destripador del PSOE, va el gachó, se monta en un avión y se planta en Estados Unidos a apoyar a Doña Hilaria Clinton. Lo que, como su mismo nombre indica, es hilarante.

Hay que ver estos americanos... Así que no les echan la menor cuenta no sólo a los tertulianos españoles, que ya hay que ser insensatos, sino que no tienen en cuenta ni al mismísimo Pedro Sánchez en persona, que se presentó allí del mismo modo que el gafe de Zapatero cuando fue a apoyar a Al Gore. Y ahí tienen a Al Gore, dando desde entonces el timo de la estampita con el cambio climático, con el que se gana la vida. ¿Y así quieren los americanos seguir siendo el Imperio mundial, los guardias de la porra del planeta? Es que no aprenden. Quede claro que tener que elegir entre Hilaria Clinton y Donald Trump no era un dilema: eso era una desgracia nacional. ¿Es que no había dos más presentables que esa especie de versión americana de Ana Botella, cual la pija de Doña Hilaria, y el otro, el que tiene nombre de pato de Walt Disney, el gachó del presunto peluquín que resulta que no es tal, que es un flequillo modelo Pepe Oneto, pero tamaño XXL y con un enorme gasto semanal en camomila?

¡Menudo «trumpazo» se han pegado todos, los votantes del Partido Demócrata, los tertulianos y columnistas y Pedro Sánchez! ¿Y saben ustedes lo que me parece Donald Trump? Pues para mí que es una especie de Jesús Gil, pero sin «Imperioso» y sin Atléti, Atléti, Atlético de Madrid. Una especie de Revilla sin anchoas y sin taxis. Como Berlusconi, pero sin gomina y sin estirarse la cara más que la piel del tambor de Hidalgo el de la Centuria Romana Macarena. Un populista. Ojú, un populista. Populista de derechas, pero populista al fin y al cabo. Populista como los de Podemos, pero sin el Niño de la Beca y sin el Tío de la Coleta. Igual que en Europa los partidos radicales que ganan, al contrario de España, son los de extrema derecha, en Estados Unidos ha ganado también el populismo del mismo signo, modelo Asociación del Rifle y casi Ku Klux Klan.

Y todo esto porque a los americanos les ha pasado como a Ignacio Espeleta. Montó y patrocinó Ignacio Sánchez Mejías el histórico espectáculo flamenco con libreto «Las calles de Cádiz», y en una de sus escenas salía Ignacio Espeleta haciendo de zapatero. Tenía Ignacio que cantar por alegrías a La Malena y La Macarrona. Pero llegó Ignacio al teatro con una tajá tan gorda y tan lamentable, que cuando le tocó la hora de salir a cantar a esas dos diosas del baile...¡se le había olvidado la letra con la papa grande! Y entonces, el Rey del Embuste Gaditano, para salir del paso, en vez de la letra, salió improvisando: «Tirititrán, tran, tran, tirititrán, tran, tran, tirititrán, trantrero, tirititrán, tirititrán». Y desde aquel día, esa letra del embuste gordo de la papalina grande de Espeleta quedó como obligada falseta introductoria de las alegrías, según contaba Chano Lobato con toda la gracia del mundo. Yo creo que a los americanos les ha pasado como a Espeleta. Que con la papa grande del poderío del Imperio, se han olvidado de escuchar a los progres españoles y han tenido que improvisar un imprevisible inquilino de la Casa Blanca: «Tirititramp, Tramp, Tramp, tirititramp, Tramp, Tramp, tirititramp, Tramptrero, tirititramp, tirititramp»....

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios