Antonio Burgos - EL RECUADRO

¿Será por referéndum? Antonio Burgos

¿Por qué no un referéndum antes de subir el IBI? ¿Por qué no para dejar de cobrar la tasa de basura a los locales vacíos?

ANTONIO / BURGOS - Actualizado: Guardado en:

SIGUE la coña nacional con Sevilla por culpa del absolutamente prescindible Referéndum del Pescaíto que en plan suizo ha convocado el alcalde para sacudirse toda responsabilidad. No, mire: a usted en la componenda del Pacto de Perdedores lo hicieron alcalde para echar a Zoido, que fue quien sacó más votos. Así que lo que tiene usted que hacer es gobernar con todas sus consecuencias y dejarse de largar a los contribuyentes (vulgo «ciudadanía») el mochuelo de la posible equivocación con los días de la Feria. Todo es por no seguir a Juan Ramón Jiménez con respecto a Sevilla: «No la toques ya más, que así es la rosa». La rosa de la Feria, un clavel en la solapa de los caballeros, era que empezara el 18 de abril, cayera el día de la semana en que cayera y terminara cuando terminara. ¿Que terminaba en sábado? Pues en sábado que se acababa. Luego se cambió a la semana, de martes a domingo, en que cayera el 18 de abril, salvo que fuera en Semana Santa. Punto en el que no hay que olvidar que el 18 de abril de la primera Feria, la que nos inventaron a los sevillanos un vasco y un catalán (del mismo igual que la Expo nos la hizo un montañés, Jacinto Pellón) cayó... ¡en Lunes Santo! Claro, como en 1847 no salían cofradías el Lunes Santo, no hubo problema.

¿Mi tesis sobre el Referéndum? Ya la he dicho: que es una chuminá y una pérdida de tiempo y de dinero, aparte de una responsabilidad que el alcalde quiere declinar. La gente ya ha hablado, llenando la Feria desde el viernes antes del Alumbrado. Ergo sin más referéndum ni más dar pésima imagen de juerguistas y flojos para que se cachondeen de nosotros en toda España, hágase legal lo que es real, que decía Suárez y el otro día le copió Espadas. Comience la Feria cuando en verdad la empiezan los sevillanos, como la Semana Santa ha sido adelantada al Viernes de Dolores por las llamadas Cofradías de Vísperas sin necesidad de referéndum, y ya es la Decena Santa, que no Semana. Puestos a convocar referéndums, hay que hacerlos para cosas más decisivas y no para que se cachondeen de nosotros en toda España. Verbigracia:

¿Por qué no un referéndum sobre la tala de árboles, antes que Monteseirín dejara sin sombra la Avenida, antes del Arborizoido de Almirante Lobo y antes de que Espadas se haya cargado los plataneros junto al Hotel Alfonso XIII? ¿Por qué no un referéndum antes de subir el IBI? ¿Por qué no un referéndum para dejar de cobrar la tasa de recogida basura a los locales comerciales vacíos que no echan ninguna y cuyos dueños no tienen forma de alquilarlos? ¿Por qué no un referéndum para anular el finiquito del contrato de La Raza, que parece la venganza por haber descubierto la tostá de los ERE? ¿Por qué no un referéndum para ampliar o no la carrera oficial? ¿Por qué no un referéndum para mandar derribar el adefesio modelo secadero de tabaco de la calle Santander, mientras a la restauración de la Casa de la Moneda le meten unas multas de no te menees? ¿Por qué no un referéndum para autorizar o no una Mezquita en Sevilla Este? ¿Por qué no un referéndum para quitar veladores de la vía pública, y muy especialmente en los lugares históricos, como la Plaza de San Francisco, la calle Mateos Gago o la Plaza de Doña Elvira? ¿Por qué no un referéndum antes de habernos metido en las costosísimas mamarrachadas del Estadio Olímpico, de la Torre Pelli, de Las Setas, del Metro de una sola línea o del tranvía que va de Ningún Sitio a Ninguna Parte? ¿Por qué no un referéndum sobre la Ciudad de la Justicia? ¿Por qué no un referéndum para declarar BIC e intocable la casa natal de Cernuda en vez de La Carbonería? ¿Por qué no un referéndum para elegir pregonero de la Semana Santa entre esa terna que siempre suena por estas fechas en la calle San Gregorio y otros lugares de las tradicionales «puñaladas cofrades» por la espalda? ¿Por qué no un referéndum para prohibir que ningún alcalde, en el futuro, decline su responsabilidad de las decisiones escudándose en la banalidad de un referéndum como el de la Feria, que perpetúa la peor imagen de Sevilla?

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios