CARDO MÁXIMO

Trastorno autonómico

«Estas enfermedades se manifiestan de manera muy heterogénea y se suelen diagnosticar tarde»

Javier Rubio
Actualizado:

En los carteles de cine —y parece que con notable éxito de crítica y público— han puesto «Los archivos del Pentágono», película protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks que ahonda en la audacia periodística de publicar material clasificado sobre la estrategia de Estados Unidos durante la guerra de Vietnam. No puedo opinar de la película, pero sí de la mutación filológica que se ha producido a la hora de la traducción que en su versión original estadounidense se titula «The Post» en referencia al periódico que los publicó. Lo que los espectadores españoles conocerán a partir de ahora como «Los archivos del Pentágono» se ha conocido siempre —desde que teníamos uso de razón— como «Los papeles del Pentágono», directamente traducido del «Pentagon papers» en inglés, pero ya se sabe el descrédito en el que ha caído el papel hasta el punto de que a la distribuidora de la película le ha parecido de mejor tono alejarse de los folios originales y de la rotativa en que se imprimieron para buscar el prestigio de los documentos telemáticos con los que el público juvenil está más familiarizado. Pero eran papeles, qué caray.

Las traducciones, hay que reconocerlo, las carga el diablo. A la hermana de Beyoncé, Solange Knowles, acaban de diagnosticarle un «trastorno autonómico», según publicó la edición internacional de la BBC británica en español. Uno, en su completa ignorancia, creía que el trastorno autonómico era un mal exclusivo del tejido político-administrativo español, pero qué va. Lo que para nuestros médicos es un trastorno del sistema simpático o parasimpático, al otro lado del Charco se trata de un trastorno del sistema nervioso autónomo. La propia artista lo reconoció días atrás: «Durante los últimos cinco meses me he estado tratando en silencio y lidiando con un trastorno autonómico», aseveración que podría suscribir el mismísimo presidente Rajoy, quien como Solange también puede afirmar sin rubor que el diagnóstico de tal trastorno es «complicado» y «todavía estoy aprendido mucho sobre lo que me pasa».

«Por eso los síntomas de una disfunción autonómica pueden ser tan variados. Tanto, que en general estas enfermedades se manifiestan de manera muy heterogénea y se suelen diagnosticar tarde», reseñaba la información de la BBC referida —hay que recordarlo— al caso clínico de la hermana de Beyoncé y no al carajal español con un prófugo ufano de aeropuerto en aeropuerto... «Existen muchas enfermedades diferentes bajo este espectro, de distinta gravedad y complejidad», terminaba la noticia. Si lo sabremos nosotros que el trastorno autonómico está en la raíz de muchos males patrios con los más variados síntomas...

Javier RubioJavier RubioRedactor jefeJavier Rubio