Antonio Burgos - EL RECUADRO

¿Será por referéndum? Antonio Burgos

Don Espadas: tiene usted que olvidarse de las gechas de la Feria y dejarse influir por el Lobby Hostelero

ANTONIO BURGOS - Actualizado: Guardado en:

TAN bien lo ha hecho el alcalde Espadas en Semana Santa y en Feria (sin necesidad de 20 concejales, 20), que puede que, confiado, meta el pinrel hasta el corvejón con la Feria del año que viene. Espadas puede perder las orejas y estropear su gran faena al fallar con su propio apellido. Debe aprender lo que nos deseaba don Antonio González Nicolás, aquel gran y honradísimo funcionario municipal: «Que Dios te dé temple para saber hacerte perdonar cada día el éxito en Sevilla». Espadas en vez de verderón de las trece barras se ha creído presidente de la Confederación Esbética (no Helvética, Esbética, de su Betis, porque lo otro suena a suizo; vamos, a bollo de leche de Ochoa). Y va a convocar la costosa e inútil mamarrachá de un referéndum para una tontería: si alarga la Feria por delante, que rima con Morante. Sobre lo cual me remito a la opinión de ABC en su editorial de antier: «Estereotipo injusto y dañino que vincula a los andaluces con la fiesta, como si fuese nuestra principal preocupación».

¡Eso digo yo!

Hombre, ya enganchados no a la inglesa ni a la calesera, sino a la suiza, podíamos mucho antes haber hecho un referéndum cada vez que el alcalde de turno fuera a malgastar una millonada nuestra en una tontería suya. Verbigracia:

Un referéndum sobre el Estadio Olímpico.

Un referéndum sobre Las Setas.

Un referéndum sobre el tranvía.

Un referéndum sobre la peatonalización y deforestación de la Avenida.

Un referéndum sobre la peatonalización de Asunción.

Un referéndum sobre el arborizoido de Almirante Lobo.

Un referéndum sobre el carril-bici.

Un referéndum sobre la máquina de estrechar calles y ensanchar aceras absurdamente.

Un referéndum sobre el Secadero de Tabaco de la calle Santander.

Un referéndum sobre la Torre Pelli.

Y así sucesivamente. ¿Hubiéramos los sevillanos aprobado la Torre Pelli, o Las Setas, o la tontería del tranvía que va de ningún sitio a ninguna parte? Esto por lo que respecta al pasado y a lo que ya no tiene remedio. Pero es que sobre los problemas en curso, podía Espadas preguntarnos en un referéndum cosas menos sandungueras que el adelantamiento de la Feria. Que no servirá para nada; porque aunque empiece el sábado, los sevillanos jartibles la tomarán por punta desde el jueves anterior. Con lo que estaremos en las mismas. Mire usted, Don Espadas: lo que tiene usted que hacer es olvidarse de tonterías de las fechas de la Feria y de dejarse influir por el Lobby Hostelero, no le vaya a pasar como a Carretero, y convocar cuanto antes:

Un referéndum sobre la vergüenza de los 13.960 veladores que nos impiden a los peatones andar por las aceras.

Un referéndum para quitar la Zona Azul.

Un referéndum sobre el futuro de las Atarazanas para que el Arquitecto del Régimen no convierta aquello en una serie de terrazas para los restaurantes y bares del Tabernero del Régimen, en vez de excavar hasta la cota original alfonsí.

Un referéndum sobre lo que se va a hacer con la antigua Jefatura Superior de Policía en La Gavidia.

Un referéndum sobre el futuro de la desamortizada Iglesia de San Hermenegildo, frente a la anterior, en lo que fue Cuartel del Regimiento Soria 9.

Un referéndum sobre qué hacer con la Fábrica de Tabacos de Los Remedios.

Y al final, pero no lo último, un referéndum para restituir su calle y reparar su ultrajado honor al gobernador don José Utrera Molina, que se hartó de dar pisos sindicales (todo el Polígono de San Pablo) a los damnificados por la riada del Tamarguillo y a quien Sevilla le ha pagado con la falsa y terrible moneda del resentimiento, del olvido y de la revancha; asunto en el que sólo ha demostrado en Sevilla tener dignidad don Antonio Fernández Asencio, al devolverle a Espadas su Premio Municipal de Deportes y decirle que se lo meta... por la ranura de la urna del referéndum.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios