EL RECUADRO

Pulso de chorradas

La espada de San Fernando, la tumba de Queipo y ahora, los piropos prohibidos y «personas usuarias» en vez de «usuarios»

Antonio Burgos
Actualizado:

He puesto en el título «chorradas» y me ha entrado la duda. ¿Me habré quedado corto? ¿Son chorradas, o son más bien gilipolleces y carajotadas? Me refiero a esa preocupación por asuntos absolutamente secundarios y prescindibles en los que tanto el Ayuntamiento como la Junta ponen tantísimo interés, esfuerzo y dinero, mientras se desatienden los problemas que verdaderamente preocupan al vecindario de la ciudad y a los pagadores de impuestos de la región, cual acabar con el paro o reactivar la industria. Parece que esto, como antiguamente los paños de Tarrasa que vendían en Izquierdo Benito, lo hubiéramos importado de Cataluña, donde los dirigentes políticos están tan preocupados con los asuntos de la sediciosa independencia que tienen abandonados los comunes y cotidianos de la buena gobernación. O «gobernanza», que estuvo de moda dijeran los hablantes de Tertulianés, quienes de golpe y porrazo han dejado de pronunciar la palabra, ¿a que va a resultar que el Tertulianés hasta tiene sus propios arcaísmos?

Lo que quiero decir es que parece que para el Ayuntamiento no hay problema más importante que la espada de San Fernando o la tumba de Queipo de Llano, mientras las ratas, ahora tan de moda con «La peste» de Movistar+ , campan por sus respetos por los parques y los que no son parques. Que puestos a ocuparse de chorradas también podría el Ayuntamiento hacer un concurso de a ver quién retrata la rata más grande, como desde Lebrija publicaba Mario Fuentes Aguilar en ABC cada septiembre la foto del racimo de uva de más kilos entre los vendimiados en aquellas viñas cercanas al Marco de Jerez.

La espada de San Fernando, la tumba de Queipo y ahora, los piropos prohibidos y lo de tener que decir «personas usuarias» en vez de «usuarios», y la inmensa colección de chorradas del «lenguaje no sexista», el de «miembros y miembras», a las que se dedica la Junta, olvidando cuanto al respeto ha dicho la Real Academia Española. Total, si los catalanes separatistas se saltan la Constitución y no la cumplen y No Passsa Nada, ¿va a acatar la Junta las normas de la Real Academia sobre el plural genérico, que está harta de repetir que eso de «ciudadanos y ciudadanas» es gramaticalmente incorrecto, que si dices «ciudadanos» ya van incluidas, por el mismo gasto de sílabas y saliva, las ciudadanas?

Tengo que hacer una apreciación en descargo del Ayuntamiento. El alcalde Espadas pierde el tiempo e invierte nuestro dinero en las chorradas municipales sevillanas comúnmente por presión de sus socios podemitas, que son mucho de la carajotada como norma de gobierno. Pero la Junta, no: en la Junta, no hay ningún Podemos que le exija a Susana Díaz que lance la ridícula campaña contra el piropo a las señoras de buen ver, que los hombres, si no hubiera esta discriminación positiva, deberíamos denunciar, porque en esa propaganda innecesaria nos ponen de buitres, de pulpos, de gallos, de búhos, de cerdos. Cerdo lo será usted: el político de la Junta que ha diseñado la campaña contra el piropo, seguramente un obseso reprimido. Con la crisis y el paro que hay en la construcción, ¿vais a multar a los albañiles por sus clásicos piropos de andamio? Yo los que sí multaba eran los piropos cursis, los relamidos: «Señorita, ¿qué se ha abierto hoy en el cielo para que haya caído un ángel como usted?». Eso no es de cerdo ni de buitre: eso es de un cursi que tira de espaldas. Como tira la campaña del lenguaje «no sexista» de la Junta, donde al matricular al niño en el cole no puedes poner «padre» ni «madre», sino «guardador» y «guardadora». Y la chorrada máxima última, que dice que «consumidores» y «usuarios» son palabras sexistas, ¡toma ya! Que son «personas consumidoras» y «personas usuarias». Siguiendo sus chorrádicas enseñanzas nos atrevemos a decir que ustedes, señores de la Junta, que se gastan en estas carajotadas y gilipolleces nuestros impuestos, ¿son «personas acarajotadas» o «personas gilipollas»?

Antonio BurgosAntonio BurgosArticulista de OpiniónAntonio Burgos