DELIRIUM TOPIC

#Murillosis

Si se le ocurre hojear el periódico, no bastará con saltarse la sección de Cultura: se encontrará a Murillo en FITUR

Daniel Ruiz
Actualizado:

Murillosis: dícese de la patología psicológica, con cuadro clínico de neurastenia y depresión, que afecta a los sevillanos con inquietudes culturales, aunque también cursa sobre meros ciudadanos atentos. Los síntomas son claros: sudoración excesiva de las manos, cefalea, sensación de angustia. Es una patología puramente exógena. Le sobreviene, simplemente, al pasear por el centro de Sevilla y exponerse a la saturación urbana de cartelería, mupys y abundantes soportes señaléticos que apelan invariablemente al Año Murillo. También le asalta si se le ocurre visitar una librería, y observar los anaqueles y mesas atiborradas de libros conmemorativos sobre el genio. Al hojearlos con fatiga, con la vista borrosa, creerá identificar títulos que no existen (aunque todo se andará): Chistes sobre Murillo; Las mujeres que Murillo se llevó al catre; El pino puente y Murillo: una hermenéutica. Si se le ocurre hojear el periódico, no bastará con saltarse la sección de Cultura: se encontrará a Murillo en FITUR. Y con seguridad, en Agenda: no hay fundación, asociación cultural o Administración pública que no haya montado este año su tinglado murillesco.

La murillosis es en cierto modo una necrosis: la de Sevilla recurriendo a los muertos para reinventarse a sí misma. Pero no se agobie, tiene cura. Como casi todo, viajando. Vaya, por ejemplo, a Málaga, y comprenda por qué se ha ganado el galón de Ciudad de la Cultura. Visite la muestra de grabados de Goya y Ensor en el Thyssen. O las obras de las mujeres surrealistas en el Museo Picasso. Y si prefiere no ir lejos, en Puebla del Río, a un tiro de piedra, está la interesantísima exposición comisariada por Fran G. Matute sobre el arte pop en Andalucía.

Entretanto, mucho ánimo. Y sea positivo: ya sólo quedan once meses.

Daniel RuizDaniel RuizArticulista de OpiniónDaniel Ruiz