Saber rectificar

El año pasado, la campaña de Navidad fue un desastre para los comercios del centro de Cádiz

Ignacio Moreno
Actualizado:

El año pasado, la campaña de Navidad fue un desastre para los comercios del centro de Cádiz. No hubo apenas iluminación extraordinaria, ni villancicos, ni actividades en las calles. El resultado fue un desplome en las ventas y un cabreo importante de los comerciantes, al punto que llegaron a enviarle una carta al alcalde en la que le regalaban carbón. Pocos días después de Reyes le cantaron las cuarenta personalmente en su despacho de San Juan de Dios. Ese día, 19 de enero, le recriminaron la falta de interés de su equipo de Gobierno por hacer atractivo el centro de la ciudad para que los gaditanos se animaran a bajar en lugar de coger el coche y pirarse a cualquier centro comercial. Y ese día, afortunadamente, se sentaron las bases para que no volviera a ocurrir.

Kichi fue lo suficientemente humilde –lo cual le honra– para reconocer su grave error. Y el resultado podemos verlo, y disfrutarlo, ya todos los gaditanos con lo que se ha organizado para este año. No era tan difícil. Sólo había que ponerse a trabajar y, sobre todo, escuchar a los que saben. Desde Podemos llegó a afirmarse que las luces «no eran tan importantes», y se despreciaron sus ideas y sus propuestas. Este año no ha sido así, a la vista está, por lo que todos debemos congratularnos. El mérito es de ambas partes, Consistorio y los propios empresarios del centro, con Manuel Queiruga a la cabeza. No sé si debemos lanzar las campanas al vuelo y confiar en que este mismo giro se vaya a dar en otros muchos problemas graves que existen en esta nuestra ciudad. Vayamos paso a paso, que estos señores gobernantes llevan ya muchos meses dando buena muestra de su incompetencia a la hora de gestionar nuestro día a día. Pero por si acaso, aprovechemos para recordarles una serie de asuntos, a ver si les dura la lucidez. Empezando por la limpieza y el mantenimiento urbano. Siguiendo por la falta de algún proyecto de futuro, más allá del Museo del Carnaval, vendido a bombo y platillo pese a que aún está más que en el aire. Tanto el continente como el contenido. Y como no sólo de coplas vive el gaditano, a ver si ponen la misma ilusión en otros asuntos mucho más urgentes y prioritarios, como la venta del hotel del estadio sin nombre. Y hablando del estadio. Me van a permitir que me regodee en el excelente momento que vive el Cádiz CF. De hecho, todos los cadistas deberíamos hacerlo, que tampoco se sabe cuánto va a durar. Qué partidazo ante el Betis. Ojalá hoy juguemos igual contra el Albacete, porque de seguir así, a mí que no vuelvan a hablarme de permanencia. La doy por hecha. Ya veo a nuestro ilustre alcalde recibiendo de nuevo al equipo por su ascenso, igual que en 2016. Si es así, estoy dispuesto hasta a votarle, porque sería nuestro talismán.

Ignacio MorenoIgnacio MorenoDirectorIgnacio Moreno