La Voz de Cádiz

Presumir pero también aportar

Las Catacumbas, una alternativa con éxito gracias a la iniciativa privada

LA VOZ - Actualizado: Guardado en:

Cádiz, ciudad trimilenaria. Por cada rincón, cada calle, cada plaza o patio rezuma historia. Y de ello pueden presumir los gaditanos. De hecho, lo hacen. A menudo recuerdan que viven en una de las ciudades de Europa que más leyendas, batallas y épicas puede contar. Que hasta aquí llegaron los fenicios y que muchas de las tradiciones que todavía se conservan tienen su origen en aquellos ancestros. De contar su pasado también pueden presumir otras ciudades de Andalucía. Es cierto. Esta es un región llena de ese encanto que tiene en sí el patrimonio y que ayuda a entender mejor a civilizaciones pasadas, y por tanto, a la actual. Pero, a diferencia de otras capitales como Granada, Córdoba o Sevilla, Cádiz no exprime todo lo que tiene. Prueba de ello es el viaje por las catacumbas que le contamos en nuestra edición de hoy. Parece mentira que una posibilidad así tenga que ser explotada por un particular porque desde la administración nunca se han puesto en serio a barajar una buena oferta sobre aprovechar estas entrañas. Y menos mal que al frente se han puesto manos privadas porque, de lo contrario, volveríamos a vivir un surrealismo tal como el acontecido con el Teatro Romano, mareado, maltratado y poco aprovechado.

Pero la demanda está ahí. En diciembre hará un año que las Catacumbas de Beaterio se abrieron al público por primera vez –sí, por primera vez y eso que se estima que su origen se remonta al siglo XVII– y sus promotores cuentan que cada vez está despertando más interés y que están doblando esfuerzos para atender las visitas. Al frente de la iniciativa se encuentra un experto espeleólogo, quien ha sabido no sólo ver, sino también apreciar el encanto que tiene el viajar por la historia de una ciudad.

La iniciativa se agradece. Sobre todo cuando no se ofrece desde las instituciones. Pero eso no les excusa de tener que arrimar el hombro. Cuenta la empresa que explota las catacumbas que aún les queda mucho por hacer. Quizá sea una buena oportunidad para que desde el Ayuntamiento o la Junta echen una mano y este proyecto siga creciendo. Está bien presumir de lo que tenemos pero mejor es aprovecharlo. Cádiz necesita vender más y mejor sus encantos. No es una opción. Es una necesidad. O creemos en nosotros mismos y exprimimos los recursos que nos regala la historia o la oportunidad volverá a ser para otros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios