Daniel Gutiérrez Corvo - OPINIÓN

Del Potro y Maradona Daniel Gutiérrez Corvo

Este fin de semana se ha celebrado en Croacia la final de la Copa Davis con los locales ejerciendo como anfitriones aunque los argentinos volvieran a demostrar que vayan a donde vayan siempre dominan en la grada

DANIEL GUTIÉRREZ CORVO - Actualizado: Guardado en:

Este fin de semana se ha celebrado en Croacia la final de la Copa Davis con los locales ejerciendo como anfitriones aunque los argentinos volvieran a demostrar que vayan a donde vayan siempre dominan en la grada. Polacos, italianos y británicos bien lo pueden atestiguar esta temporada. Hasta allí se fue el mayor mito deportivo de la historia albiceleste, Diego Armando Maradona, para vivir otra de las páginas más épicas del deporte de su país, protagonizada por un tenista con quizá no tanto talento como él en su deporte pero un corazón, una capacidad de superación y una clase cuyo valor como ejemplo social multiplica con creces al del 'pelusa'.

Acostumbrados al bombardeo diario de información futbolística, a los exacerbados halagos a diestro y siniestro cuando se hacen cosas 'normales' con el balón en los pies, a que parezca que se para el planeta cada vez que hay un Mundial con Messi, Cristiano y La Roja, aprovecharé para decirles que si tienen la ocasión de vivir una final de Copa Davis en directo poco o nada tiene que envidiarle a todo lo que rodea al circo futbolístico, pero con un poso de hermandad, de épica y de valores deportivos que rara vez rezuman en el césped con once contra once.

Existen pocos deportistas por los que uno sienta auténtica admiración. Juan Martín Del Potro es uno de ellos. Un tipo fuera de serie. Capaz de superar dos operaciones de muñeca, de pelear en la soledad de su casa, de trabajar en el gimnasio durante horas bajo la lluvia y de agradecer el apoyo de los suyos cuando los focos se alejan tanto como él del número 1 del Ranking ATP, por el que estaba llamado a pelear no hace mucho tiempo. Hace nueve meses deambulaba por debajo del puesto 1000 en la ATP, en agosto consiguió su segunda medalla olímpica dejando en el camino a Djokovic y Nadal, y para cerrar la temporada levantó por primera vez en su carrera un partido con 0-2 derrotando al número 1 croata, Marin Cilic, y sirviendo de faro indispensable para que Argentina se pusiera de frente para besar con firmeza su primera Ensaladera. Y pensar que adoran a Maradona y te criticaban a ti, Delpo...

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios