Juan Casas Carbajo

Qué pasó con Marta

El 24 de enero de 2009, desapareció la joven de 17 años y casi nueve años después nada se sabe de ella

Juan Casas Carbajo
CádizActualizado:

El 24 de enero de 2009, desapareció la joven de 17 años Marta del Castillo Casanueva, casi nueve años después nada se sabe de la joven, ni viva ni muerta. Este artículo pretende ser un homenaje y, a la un vez recuerdo, para ella y para sus padres Antonio y Eva y para sus hermanos, abuelos y demás familia.

Después de nueve años, aún no se ha encontrado el cadáver de Marta. La policía rastreó concienzudamente el rio Guadalquivir buscándolo, porque un sujeto llamado , Miguel Carcaño Delgado, de 20 años y ex novio de la joven confesó el 14 de febrero que la había asesinado y que había arrojado el cadáver de la joven al río Guadalquivir. Y allí estuvieron buscando sus restos hasta que ya no quedaba sitio del mismo donde seguir haciéndolo. A continuación el presunto asesino dijo que en lugar del al río, el cadáver fue depositado en un contenedor de basura, y en un gran basurero estuvieron buscándolo hasta que el juez tuvo que suspender la búsqueda porque el cuerpo sin vida de la joven no aparecía por mucho que buscaban. ¿Dónde dirá ahora el presunto que lo depositó? A mí sobre este caso se me ocurren varias hipótesis:

1ª) El cadáver de la joven ha sido depositado en un lugar que reúna determinadas condiciones para que, pasado un tiempo, se descomponga y no queden de él nada más que cenizas. De esta forma al no haber cuerpo del delito, éste no existe o al menos se aminora bastante la condena.

2ª) En el caso de que la primera hipótesis sea cierta, el presunto puede decir que él no la asesino, que si confesó fue por presiones de la policía y para que ésta dejara de interrogarle. En este caso, es casi seguro que lo dejarían en libertad y raro sería que no lo indemnizaran encima. Afortunadamente no ha sido así y el sujeto está en la cárcel, no por el tiempo que debiera de acuerdo con la gravedad del delito y lo que ha hecho sufrir a sus padres, hermanos y demás familia, porque a la pérdida de la hija, hermana y nieta, se une el no poder darle sepultura, donde llevarle flores y rezar por ella y para saber que, aunque muerta, está allí; pero estamos en un estado de derecho con unas leyes que, aunque en ocasiones como estas no nos gusten debemos acatar y respetar por mucho que nos duela.

3ª) Que Marta no fuera asesinada, sino solamente secuestrada por alguna mafia de trata de blancas y ¡sabe Dios donde la tendrán! Un caso similar al de Jeremy, el niño de Canarias desaparecido.

Lo extraño de todo este caso es que la Policía Española no haya sido capaz de que el presunto diga la verdad; es algo que a los españolitos da a pie no nos cabe en la cabeza. Otro tanto se puede decir de la justicia. ¿Porqué no encargan el caso a alguno de esos jueces estrella que tanto se preocupan por aclarar los crímenes de la humanidad; que se lo encarguen a uno de ellos y que gaste todas sus energías en él.

Otro tanto cabe decir de la oposición y de los políticos en general, ¿qué hacen? ¿porqué no preguntan todos los días qué pasa con esta joven? ¿por qué no requieren que hacen la policía y la justicia?

Después de mucha búsqueda e interrogatorios infructuosos, entre el 17 de octubre de 2011 y hasta finales de noviembre se celebraron los juicios finales para determinar las condenas a los imputados en la audiencia de Sevilla. Y en enero de 2012, tres años después de la desaparición de Marta, se dictaron las sentencias, resultando que de todos los implicados el único condenado fue el ya citado Miguel Carcaño Delgado, ex novio de la víctima que fue condenado a 21 años y 3 meses de cárcel; a la prohibición de residir en la localidad en la que lo hagan los padres y hermanos de Marta durante 30 años; a pagar una séptima parte de los gastos de juicio y a una indemnización de 280.000 € a los padres de la víctima; así como otra de 30.000 € a cada una de las hermanas de ésta "por el daño moral causado por la muerte y desaparición" de Marta. Pero ¿de dónde va sacar este sujeto tanto dinero? No quiero ni pensar de dónde habrá salido.

Por otra parte, de acuerdo con la legislación actual este sujeto podría, observando buen comportamiento o realizando trabajos u otras actividades en la cárcel (estudiando una carrera, por ejemplo), obtener el tercer grado y estar tan ricamente en la calle, dentro de pocos años. Todos los demás imputados fueron absueltos.

La sentencia es para echarse a temblar al comprobar lo barato que puede salir cometer un asesinato en España. No obstante aún se puede interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo y ante el Tribunal Constitucional como creo que lo ha hecho la familia de Marta. Eva, la madre, dirigió en diciembre de 2011 a Miguel Carcaño, único condenado, la siguiente carta:

"Seguramente no quieras leer esta carta, pero me veo en la obligación de hacerlo en una última súplica a la persona que tiene en sus manos terminar con una interminable tortura que es el no saber dónde está mi hija. Pensar que por un pacto de silencio ella no reposa donde debería, en un campo santo, donde será recogida por Dios, donde pueda llevarle unas flores por su cumpleaños, donde pueda conversar con mi niña. Imaginar que la sonrisa que tanto te gustaba de ella se pudre en un basurero, o en el fondo del río, o sepultada en una tumba, que no es tumba sino un hoyo escondido para todos o solo para ti. Te suplico una vez más que me llames o que me escribas, yo solo quiero oírte no insultarte, ni reprocharte, solo oírte. A veces me pregunto que intención tiene tu silencio, no quiero imaginarme si tu madre te estuviese viendo lo que pensaría de ti. De lo que ha pasado, del dolor que muchos sufrimos de mi propio dolor. ¿Qué te diría cogiéndote de la mano y acariciándote el pelo?. ¿Qué te pediría ahora que estás preso y que un futuro tan negro te amenaza?. Con la muerte de tu madre te quedaste solo, pero con la muerte de mi hija te has quedado vacío, el vacío en el estómago que no te deja dormir porque no hay acto más cruel y despreciable que quitarle la vida a una persona y más aún si esa persona te tenía el cariño que te tenía Marta. Porque Marta siempre se alegraba cuando las cosas te iban bien. Puede que todo esto te raye, que te haga sonreír, mientras lees estas palabras escritas desde el dolor de una madre que se consume, pero quizá algún día comprendas todo el sufrimiento que estás causando a unos padres y a unas hermanas que a pesar de todo te siguen llamando “El Miguel”. Solo quiero que me digas por tu madre, por ti o por mí, Miguel dónde está el precioso cuerpo de mi niña".

No sé si “ El Miguel” habrá contestado a esta sobrecogedora y suplicante carta. Si no lo ha hecho ​lo menos que se le puede decir es que es un mal nacido. Yo sí te contesto, Eva, perdona el tuteo, diciéndote que, aunque es muy doloroso que no tengáis el cuerpo de Marta, para llevarle esas flores y hablar con ella, imaginando su sonrisa, hay algo con lo que sí podéis contar y, es con el alma, con el espíritu de Marta que sigue vivo. Porque alma viene de anima palabra latina que significa principio de vida y lo que da vida, por definición, no puede morir. Y seguro que Dios la tiene en un lugar privilegiado, desde el que os escucha y estará viendo todo lo que la queréis.

Las reacciones sobre este luctuoso caso, de los más altos líderes políticos de entonces fueron:

José Luis Rodríguez Zapatero, a la sazón Presidente del Gobierno español, se reunió con los padres de la joven desaparecida para mostrarles su condolencia y apoyo, pero les dejó muy claro que la cadena perpetua no está contemplada en España, tal y como pedían los padres de la joven, ya que se eliminó en el año 1978, por la Constitución Española vigente.

Mariano Rajoy, líder del Partido Popular, visitó a la familia de la joven el 4 de marzo del 2009 y, ​en el año 2011 anunció en su programa electoral la cadena perpetua revisable para las Elecciones generales de 2011. Cosa que cumplió y se aprobó en el Parlamento gracias a la mayoría absoluta obtenida por su partido en las citadas elecciones.

Pero desgraciadamente, al perder esa mayoría, la cadena perpetua revisable va a tener muy poca vida, porque el Pleno del Congreso de los Diputados ha dado este mismo año el primer paso para derogarla con el apoyo de, prácticamente, toda la oposición. Y aunque la medida fue recurrida en su día por ésta ante el Tribunal Constitucional, el Congreso ha decidido adelantarse al Alto Tribunal y empezar a tramitar la eliminación de esta pena en el Código Penal. Y si esto sale adelante, que saldrá, dada la mayoría parlamentaria que lo apoya, el asesinato en España vuelve a salir muy barato.

En estas fiestas de Navidad y, después de hacer un resumen del hecho, he querido recordar este luctuoso suceso ocurrido hace ya nueve años, para que no olvidemos a esta joven, ni al niño Jeremy ni a ninguno de los jóvenes que han sufrido tan brutal agresión; así como enviar un afectuoso saludo a los padres y demás familiares de Marta y de todas las personas que han sufrido la misma tragedia. Que el niño Jesús, les traiga el consuelo que tanto necesitan.

Y yo sigo preguntándome ¿que pasó con Marta y todos los demás niños y jóvenes desaparecidos?.

Juan Casas CarbajoJuan Casas Carbajo