OPINIÓN

Un año para una bicicleta

Estación de bus y carril bici son los únicos hechos entre todo lo prometido por Susana Díaz hace un año en su visita a Cádiz

Actualizado:

El complejo equilibrio del tráfico en una ciudad pequeña –pero de configuración muy particular– como Cádiz estará boca abajo durante muchos meses. Una de sus vías principales de comunicación, conocida como Paseo Marítimo, estará parcialmente cortada por la construcción del carril-bici en Extramuros. Este es uno de los viejos y atrasados compromisos de la Junta de Andalucía con la ciudad. Quizás, el menor de todos ellos. Tras casi dos años de espera, al fin se pone en marcha para prometer que será una realidad cuando las obras terminen, algo que nunca tiene fecha garantizada.

Este proyecto, y la recién inaugurada y modesta estación de autobuses en la carretera industrial, son hasta ahora los dos únicos frutos de la cacareada colaboración de la Junta de Andalucía con Cádiz. La presidenta Susana Díaz realizaba el 1 de febrero de 2017 (pronto se cumplirá un año) su primera visita institucional al Ayuntamiento de Cádiz. La llegada de Díaz al Consistorio gaditano estuvo, entonces, rodeada de una fuerte polémica en el exterior de San Juan de Dios, donde distintos colectivos sociales se manifestaron reclamando el cumplimiento de algunas promesas, especialmente en materia de industria y empleo, y contra los recortes en sanidad, sin embargo, Díaz cruzó la puerta y convenció al alcalde, José María González, de sus intenciones prometiendo lo humano y lo divino.

Hace un año que la presidenta se comprometió a invertir 55,5 millones de euros en Cádiz a lo largo del recién acabado 2017 y puso como retos concretos la futura Ciudad de la Justicia, el Museo del Carnaval o nuevas políticas de choque contra el paro... La consecuencia inmediata de la visita de Susana Díaz tuvo efecto a la semana siguiente cuando el consejero de Justicia visitó Cádiz para comprobar ‘in situ’ las ventajas de instalar la Ciudad de la Justicia en los antiguos depósitos de Tabacalera.

Lo cierto, es que de todo lo prometido, sólo la estación de autobuses y el carril bici están en el terreno de la realidad, y con muchísimos meses de retraso. Del resto, sólo sabemos que Cádiz lleva demasiados años, unos 15, dando vueltas a la Ciudad de la Justicia, casi tantos a Tiempo Libre, el nuevo hospital, Náutica y plaza de Sevilla. El resto de las promesas de hace un año se las llevó otra levantera y en Cádiz son frecuentes. Habrá que conformarse con la bicicleta y su esperado carril.