EL APUNTE

Una Olimpiada XL

La Olimpiada Marianista ha sido una excelente fuente de ingresos para Cádiz

Actualizado:

Una Olimpiada XL. Ese ha sido el slogan de la última edición de la Olimpiada Marianista, celebrada en Cádiz entre los días 27 y 30 del pasado mes de diciembre. Un evento que supone todo un acontecimiento para la comunidad educativa Marianista de toda España, pues en él participan miles de niños y jóvenes de diferentes colegios de la geografía española. La Olimpiada Marianista es una cita importantísima para todos ellos año tras año y en los últimos cinco Cádiz ha sido su sede. Lo fue en 2012 con motivo del Bicentenario de la Constitución y lo ha sido en 2017 para conmemorar los 125 años de su presencia en la capital gaditana.

Al margen de los más que evidentes beneficios para los participantes en lo que a educación en valores, a fomento del compañerismo y la deportividad, se refiere, la gran beneficiada ha sido la propia ciudad. Según los cálculos de los hoteleros, los restaurantes o los taxistas, la cantidad de dinero que este evento ha dejado en Cádiz supera el millón de euros. Hoteles que en esos mismos días del año pasado apenas tuvieron reservas para la mitad de sus habitaciones, este año han colgado el cartel de completo. Y no sólo en la capital, sino también en otros municipios de la Bahía, como San Fernando.

Algo similar ocurre estos días con la Optimist Excellence Cup que organiza esta semana el Real Club Náutico de El Puerto de Santa María. Cientos de jóvenes regatistas, en este caso venidos de toda Europa, compiten y conviven en El Puerto, con los consiguientes beneficios tanto para ellos como para el propio municipio.

Ambos son excelentes ejemplos de iniciativas que suman a la hora de hacer realidad la idea de desestacionalizar el turismo, para hacerlo sostenible no sólo en los meses de verano, sino durante todo el año. Pero son iniciativas privadas, por lo que es necesario que las instituciones locales abunden en este ‘nicho’, que puede ser muy fecundo para el turismo gaditano.

El deporte -tanto profesional como amateur- es una excelente ‘marca’ para asociar la imagen de cualquier ciudad. Hay miles de ejemplos, al margen del fútbol, de ciudades que son conocidas por albergar algún tipo de evento deportivo, lo cual les ha dado repercusión nacional e incluso internacional. Ahora sólo falta que los responsables políticos de la Bahía se den cuenta y sepan aprovechar esta oportunidad.