La Voz

Modernizar los astilleros

Navantia elabora un ambicioso plan para adaptar sus factorías a los nuevos tiempos, pero choca con la edad de su plantilla

- Actualizado: Guardado en:

Es el cambio de ciclo. Se trata de la implantación de las nuevas tecnologías en la cadena de producción de la industria naval. El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, lo tiene muy claro, sin embargo, llevar a la práctica toda la teoría que encierra el informe denominado ‘Astilleros 4.0’ resulta, en estos momentos, inviable. Revuelta avanzó la semana pasada en Puerto Real las líneas generales de este proyecto, que supondrá la reconversión de las plantas españolas. El máximo responsable de la compañía aprovechó su presencia el martes en el acto institucional celebrado en la planta de Airbus de PuertoReal para explicar los principales puntos que guiarán la transformación integral de Navantia para ganar competitividad y, sobre todo, mejorar sus distintos procesos de producción. Revuelta dio estos detalles durante la firma del protocolo del futuro Centro de Fabricación Avanzada (CFA)del sector aeronáutico y naval que se abrirá en el polígono del Trocadero. Estas nuevas instalaciones tienen como objetivo el I+D de dos sectores estratégicos para Cádiz. Ingenieros navales y aeronáuticos investigarán de forma conjunta acciones en materia de producción, tecnología y desarrollo que pueden ser complementarias para uno y otro sector. Es en este punto donde Revuelta dio las claves de lo que se llama en Navantia el astillero del futuro. Está claro que las factorías navales no pueden seguir ancladas en el tiempo con áreas de actividad obsoletas. La incorporación de nuevos planes de trabajo, la mecanización de los sistemas de producción y una nueva filosofía entre empresa, clientes y proveedores deben cambiar la imagen de la constructora naval. Pero este ambicioso proyecto, pese a estar redactado y contemplado sobre el papel, no tiene fecha de implantación ya que el primer asunto que tiene que abordar Navantia es su plantilla. Los datos hablan por sí solos.La edad media de los trabajadores de la Bahía supera los 55 años y casi el 43% está cerca de la prejubilación. La compañía naval sabe que no puede emprender la revolución tecnológica sin llevar a cabo antes la revolución de plantilla. Por ahora, la teoría pesa más que la práctica.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios