OPINIÓN

Mano dura al tráfico de droga en la provincia

El incremento policial ha permitido en mes y medio incautar 15 toneladas y detener a 56 personas

Actualizado:

Las imágenes de jóvenes decargando balas de hachís en Sanlúcar y en las inmediaciones de La Línea con total impunidad fueron portada de todos los informativos nacionales. Los recursos de la Guardia Civil y de la Policía en el Campo de Gibraltar eran a todas luces insuficientes para frenar un negocio que se había ido de las manos. La gota que colmó el vaso de la paciencia en los despachos del Ministerio de Interior fue la agresión a varios agentes de la Benemérita cuando trataron de abortar un alijo y detener a sus cabecillas. Los guardias fueron recibidos a pedrada limpia.

El río Guadarranque, pese a las medidas antinarcos implantadas a lo largo de su cauce, seguía como uno de los puntos más calientes del tráfico de hachís. Sin embargo, la muerte de un policía local el 7 de junio en La Línea cuando perseguía a varios contrabandistas marcó el antes y el después en la guerra contra el narcotráfico. El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, reconoció entonces que el Ministerio de Interior estudiaba un despliegue policial sin precedentes en el Campo de Gibraltar tras constatar que existía una «presión» por parte de bandas organizadas vinculadas al narcotráfico.

Finalmente, Interior autorizó el aumento de efectivos y ahora ese refuerzo policial se ha traducido en 56 detenciones y 15 toneladas de droga incautada en solo mes y medio. El Ministerio cumplió su palabra. El incremento de agentes durante el verano ha significado la incorporación de 40 miembros del GAR (Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil) para la lucha contra el narcotráfico, 20 agentes de intervención rápida de la Benemérita, contra el narcotráfico y el contrabando, 30 agentes de la Guardia Civil en prácticas, 12 efectivos de la UIP (Unidad de Intervención Policial) y 17 agentes en prácticas que se incorporaron a la Comisaría de la Policía Nacional de Algeciras.

Los golpes al negocio de la droga se suceden desde su llegada y las cifras hablan por sí solas. Dos grandes operaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, llevadas a cabo en los últimos días, evidencian la efectividad del plan especial del Ministerio. La reciente operación ‘Hacinados’, en la que se detuvo a 25 personas, incluido el cabecilla ha sido determinante. Ahora toca saber si este refuerzo policial es puntual o, por el contrario, será permanente.