La Junta, Pascual y los pacientes

El anuncio de denuncias o el último reto renuevan un conflicto con décadas

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La Junta de Andalucía y la dirección del grupo gaditano Clínicas Pascual mantienen una relación de amor y odio, de necesidad mutua, que ha propiciado escenas y episodios recordados por muchos ciudadanos. Los enfrentamientos y la firma de una nueva paz, en forma de un nuevo concierto, se suceden una vez tras otra. Así, hasta el siguiente duelo cuando se agoten esos nuevos acuerdos, siempre temporales, siempre renovados. En la provincia de Cádiz, zona de origen de esta empresa, tiene sedes muy utilizadas en Villamartín, Sanlúcar o El Puerto de Santa María, además de la conocida Clínica de San Rafael en la capital gaditana. El último de los acuerdos, firmado en 2016 tras una fuerte campaña de protestas de la plantilla, se prolongaba durante cuatro años, es decir, expira en 2020. Rondaba los 108 millones de euros de gasto por parte de la administración autonómica. Desde entonces, se han producido dos episodios en esta tormentosa alianza. La primera es que el grupo decidió, de forma unilateral, ofrecer servicios de Urgencias gratuitos y universales en su centro de la capital gaditana. Contra el criterio de la Junta y con el sorprendente aplauso del Ayuntamiento.

Un Gobierno local de Podemos y Ganemos celebrando tal paso de la sanidad privada. Qué cosas. Ahora, llega otro episodio clave. Izquierda Unida asegura que prepara una demanda ante Fiscalía por «apropiación indebida» y acusa a la firma de haber obtenido decenas de millones de euros con prácticas irregulares durante lustros. El Ministerio Público tendrá que decidir, primero, si admite la denuncia. Después, habrá que ver si queda demostrada la responsabilidad ante un tribunal. Mientras tanto, no hay nada. Mientras tanto, la clave para desatar el nudo es otra. No es nuevo que el propio José Manuel Pascual y los más altos dirigentes del Gobierno de Andalucía se reten como nunca. Ya se han descalificado muchas veces en este pique cíclico, repetido cada pocos años, desde los 80.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz