Alberto Garzón, junto a los concejales gaditanos Martín Vila y Eva Tubío
Alberto Garzón, junto a los concejales gaditanos Martín Vila y Eva Tubío
OPINIÓN

Garzón, ¡Tú no eres de Cadi!

Sólo un político ha sacado los pies del tiesto. Ya saben, Albertito Garzón, líder de Izquierda Unida, si es que dicho partido sigue existiendo en la práctica

Actualizado:

Alguien, que probablemente tenía un master en periodismo por la Universidad de Wisconsin, o de Utah, o de Cambridge, vaya usted a saber –igual hasta se lo inventó– sentenció una vez: «Good news, no news». Que traducido resulta: «Buenas noticias, no hay noticias». Dadas las circunstancias que rodean desde hace décadas a esta provincia, cierto es que lo mejor que nos podría pasar es que no se produjeran excesivas noticias, porque en la inmensa mayoría de los casos son ‘very bad news’. Y si vamos a dar pasos para atrás, para eso es mejor quedarnos quietos, aunque los que nos dedicamos a esto tengamos que llenar los periódicos a base de entrevistas y reportajes. Dejando a un lado lo referente a sol y playa, que ahí vamos bien, si hablamos de paro, campeones de España. Si lo hacemos de narcotráfico, clasificados para la Champions League. Y si hablamos del nivel de la mayor parte de nuestros dirigentes –siempre hay excepciones, ‘I know’– jugamos la final del Mundial de patetismo político con total certeza. ¡Cadi!

Sin embargo, esta semana –Oh, my God– hemos tenido por fin una noticia realmente buena. Ha costado la friolera de casi tres años que se convirtiera en realidad, pero más vale tarde que nunca. Ya se sabe que en esta tierra ir con ‘bulla’ no está bien visto. Y por lo visto en Arabia Saudí tampoco son de mucho estresarse. Tres años ha estado esperando el Gobierno central a que el príncipe heredero árabe se decidiera a firmar el acuerdo por el que se construirán cinco corbetas en el astillero de San Fernando. Tarde, ya digo, pero sin duda una ‘excellent new’, sobre todo para los miles de operarios que van a participar en los trabajos. Todas las fuerzas políticas locales, por fin, están de acuerdo en algo. Desde PP, PSOE, Ciudadanos y hasta desde Podemos se ha alabado el acuerdo. En este último caso con remilgos, eso sí, añadiendo coletillas absurdas para justificarse ante los suyos. Nada nuevo bajo el sol. Sólo un político ha sacado los pies del tiesto. Ya saben, Albertito Garzón, líder de Izquierda Unida, si es que dicho partido sigue existiendo en la práctica. Que si Yemen, que si «cómplices de asesinato», que si «no en nuestro nombre». Este autodenominado comunista, que pese a tener 32 años por lo visto sufrió la represión del franquismo y, aunque es de Logroño, debió conocer de primera mano las bondades del estalinismo, volvió a iluminarnos con su sapiencia. Alabados sean él y su representante en nuestra tierra, Martín Vila. Quien por cierto, para traer proetarras a Cádiz, bien, pero para ‘mojarse’ en este tema, ahí ya le cuesta más. Según su jefe, todos los problemas de Oriente Medio se acabarían si los trabajadores de Navantia renunciaran a ganarse el pan. Igualito que cuando los astilleros construían para Venezuela. Con permiso del gran Manuel Morera: Garzón, ¡tú no eres de Cadi!