Engrasando la maquinaria

En estos meses de primavera muchos empezamos a cavilar sobre qué vamos a preparar para el Concurso venidero

Nandi Migueles
Actualizado:

En estos meses de primavera, por llamar de alguna manera a esta estación del año tan rara y sombría, muchos empezamos a cavilar sobre qué vamos a preparar para el Concurso venidero. Normalmente pasan por la cabeza cientos de ideas y propósitos esperanzadores, ideas que se enredan por todo el espacio de tu mente y de tus días. Siempre se queda alguna enganchada en tus meninges que la hace mas especial que las demás y la cual crees será la definitiva para conseguir el gran pelotazo del siglo. Una idea magnífica, única y original la cual convence a tu ansiedad mental para arrancar con un nuevo proyecto con ilusión. Para nada luego eso es así. A medida que van pasando las semanas, a esa brillante idea que fraguaste en tus soledades, le vas encontrando carencias y dificultades, ya no te parece tan magistral como entendiste en su momento. Le buscas los tres pies al gato por cada minuto que pasa. Los conflictos de la escena, el coste del proyecto, las limitaciones tuyas y las de tu propio grupo para llevar a cabo el nuevo designio, es decir que de la primera intención solo queda aprovechable unos rescoldos del plan que ideaste pero que eso sí, te ha servido para pensar en otro que ahora es el que parece definitivo.

Una vez tuve la idea de sacar un coro de extraterrestres con el nombre de ‘Los titiriteros de Plutón’. Después se convertiría en ‘Titirimundi’. Otro año se me ocurrió que sería genial poner en la escena un coro de oficinistas con máquinas de escribir antiguas, después saqué ‘La Máquina’. En el 2004, quise sacar un coro de ingleses borrachines y llamarlo ‘Los Big Ben’, al final se quedó en la ‘Big Band’. Una primavera como ésta empecé a trabajar sobre un coro de humoristas y ponerle el nombre de ‘El club de las comedias’. Ese año pusimos en pie ‘Comediantes’ y en el 2011 estuve empeñado en hacer un proyecto llamado ‘Me alegro verte en un bache’ que luego se quedó en ‘Allegro Molto Vivace’. Como ven en nada se parece la primera idea original con el resultado final. En estas fechas las cabezas de los autores son como la sala de máquinas de un crucero. Sacar una agrupación novedosa cada año es muy complicado. Tiene mucho mérito, pero también influye la suerte. Una buena idea con un tipo fantástico,que dé mucho juego, que sea vistoso, sencillo para el oyente, que no se parezca en nada a lo anterior, carnavalesco, gaditano, fresco, pegadizo, impactante y que sorprenda al respetable, o sea lo que se dice un pelotazo, es en lo que todos estamos ahora maquinando en nuestras azoteas como decían los Carapapas, pero que muy pocos dan con la tecla.

Para esos que están en dicha situación solo les daría unas pequeñas indicaciones que no consejos. Busquen algo donde se diviertan al hacerlo y sea de vuestro gusto, que os una, que os produzca risas y emociones, que facilite las ganas de ir cada noche a ensayar, algo que tarareéis en vuestra cama al acostaros, una idea para liberar tensiones, para subir la autoestima, para desear estrenarla, una agrupación para fortalecer vuestra amistad, que os sirva para convivir en la calle, un proyecto donde la sonrisa en vuestras bocas sea el espejo de vuestras almas y el brillo en vuestros ojos la ilusión y la alegría. Esa es la mejor idea, no lo duden.

Nandi MiguelesNandi MiguelesArticulista de OpiniónNandi Migueles