LA VOZ - EL APUNTE

El ejemplo de Onda Cádiz

Los modos del Gobierno local demuestran que sólo se ha sustituido una propaganda por otra

Actualizado:

El nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz convirtió la falta de transparencia de la radiotelevisión municipal Onda Cádiz en una de sus principales banderas electorales. Repitió hasta la saciedad que era un instrumento al servicio del PP como si alguna emisora pública en España no sufriera la lacra (por falta de cultura política y periodística) de ser una herramienta en manos del partido que la controle en ese momento. Su asombro era, cuando menos, sorprendente. Han bastado dos años para comprender que los denunciantes ya están a la altura de los denunciados. Los responsables de Podemos en el Ayuntamiento de Cádiz encargaron una auditoría a una empresa que ni está considerada como «auditora». Por supuesto, creada y dirigida por amigos y excompañeros de los dos máximos asesores del alcalde. Es decir, por dirigentes de Podemos y otras formaciones políticas similares en distintos territorios españoles. La ecuanimidad y objetividad de la auditoría estaba, por tanto, garantizada. Sería nula. Pero, además, ni siquiera reunía esa firma (Ekona SCCL) los requisitos legales para presentar un trabajo con garantías por lo que, en cuanto Podemos ha perdido el control político de Onda Cádiz, se ha quitado de enmedio.

Los actuales dirigentes municipales llegaron a sus cargos gracias, entre otras cosas, a una serie de promesas y eslóganes realizados durante la campaña electoral del año 2015 entre los que, por encima de todos, destacaban algunos como «paredes de cristal», «fin de la propaganda», «abrir cajones» o «apertura de ventanas para que entre aire». Eslóganes que quedan muy bien en los mítines. Pero estos 30 meses han demostrado que el viento se ha llevado, unicamente, sus palabras. Las formas de hacer son las mismas. Donde había unos asesores, ahora hay otros. Donde había un tipo de control, un mensaje propagandístico municipal, ahora se ha colocado otro distinto. Poco cambia para los ciudadanos que no comparten un color ni el opuesto, que sólo aspiran a tener unos servicios públicos de cierta calidad.

Si Podemos ha perdido el control de Onda Cádiz es precisamente por el oscurantismo con el que la ha dirigido durante los últimos dos años y medio. Por no hacer convocatorias para plazas de periodistas o técnicos y sí recurrir a empresas afines. Es sólo un ejemplo, hay otros muchos asuntos en el Ayuntamiento de Cádiz en los que rebosa el sectarismo y la transparencia brilla por su ausencia.