OPINIÓN

La droga da miedo

La detención de un viejo capo gallego y el asalto ‘narco’ a un hospital linense, todo en 48 horas, dispara las alarmas

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Son muchos los profesionales (sobre todo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado), expertos, estudiosos y portavoces vecinales que llevan meses advirtiéndolo. La impunidad y la violencia del narcotráfico en el Campo de Gibraltar está creciendo hasta límites nunca conocidos. Una de esas fronteras fue reventada en la noche del martes cuando 20 encapuchados armados entraron en un hospital público a sacar a un presunto narco accidentado y retenido en una habitación.

Es el más llamativo y el más ilustrativo ejemplo de lo que esos trabajadores, esos ciudadanos, llevan mucho tiempo clamando con desesperación. El mensaje no es nuevo, la memoria anual de la Fiscalía Antidroga de Cádiz recuerda cada doce meses –por si alguien no fuese consciente– que vivimos en una tierra que, geográficamente, es una bendición... Para los narcotraficantes.

El Estrecho de Gibraltar y la desembocadura del Guadalquivir son, de forma especialmente compleja, puntos estratégicos para la entrada de droga procedente de África y América y que se distribuye por todo el país y toda Europa. La reaparición y la detención en Algeciras, esta misma semana, de un viejo jefe de la droga de Galicia como Sito Miñanco es la prueba de que estas advertencias tienen más vigencia que nunca.

Luchar contra esta lacra es extremadamente complicado y parece que la enfermedad se extiende. Sus tóxicos agentes se envalentonan, reinciden con impunidad, mueven cantidades cada vez mayores y se ven capaces de entrar en un edificio público a rescatar a uno de los suyos.

El crimen siempre va por delante. Guardias civiles, policías y funcionarios de Justicia llevan años denunciando carencias de personal y material, algo parecido al abandono en una trinchera en la que cada vez se oyen más disparos. Incluso contando con todos los recursos policiales y judiciales para hacerle frente, sería imposible controlar la ingente cantidad de droga que circula por nuestras costas a diario. Más aún con esa alarmante falta de recursos. Desde un punto de vista estrictamente jurídico, es imposible atender los numerosísimos casos abiertos en los juzgados. Por eso cada año nos recuerdan la necesidad de que el Gobierno haga un mayor esfuerzo.

El narcotráfico es uno de los grandes problemas reales de esta tierra fronteriza. Mueve miles de millones al año, además del daño que provoca desde un punto de vista social, humano. Y lo peor de todo, no deja de crecer.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz