EL APUNTE

Cuenta atrás para el plan industrial de Navantia

Los sindicatos ya tienen el borrador que recoge las claves de la reconversión tecnológica y laboral a la que se enfrenta la empresa

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Navantia ha puesto el contador a cero. A partir de la próxima semana comienza una dura, pero esperada, negociación para adaptar la empresa a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades. La dirección de la compañía y el Comité Intercentros se sentarán por primera vez después de un año para arrancar la negociación del plan industrial que marcará el futuro de los astilleros públicos. La Sociedad de Participaciones Industriales (SEPI), entidad pública a la que pertenece Navantia, ha entregado a los representantes de los trabajadores el documento que recoge las claves para modernizar los astilleros y, sobre todo, para rejuvenecer a su plantilla. El objetivo no es otro que hacer más competitiva a esta empresa pública que arrastra un déficit superior a los 300 millones de euros. Empresa y sindicatos saben que ambos tendrán que ceder en sus pretensiones para lograr el acuerdo definitivo. Sobre la mesa está la aplicación de lo que se ha venido a llamar ‘Astillero 4.0’, que no es otra cosa que la reconversión de las líneas de producción de la industria naval.

El plan industrial pretende agilizar los tiempos de producción, reducir los costes y, sobre todo, ganar en calidad y competitividad. Los sindicatos temen que la aplicación de esta nueva filosofía implique un ajuste de plantilla. No obstante, uno de los apartados más importantes que encierra este nuevo plan industrial es el rejuvenecimiento de la plantilla y la salida de los trabajadores más veteranos. Navantia ha fichado para ello al que ha sido director de Recursos Humanos de Airbus, Fernando Ramírez, que se encargará de gestionar la salida incentivada de los trabajadores con más edad de los astilleros. Ramírez ha sido uno de los artífices de la renovación de plantilla en las factorías de Airbus y, al mismo tiempo, una de las personas clave que ha logrado la firma del nuevo convenio colectivo del gigante aeronáutico.

Todo apunta a que la prejubilación de los más mayores de Navantia queda ligada a la conversión de un contrato temporal en fijo de un trabajador joven. El 68% de los 5.283 empleados de Navantia tiene más de 50 años. En el caso de las tres plantas de la Bahía de Cádiz la situación es aún más preocupante, ya que el 30%, unos 517 trabajadores, está por encima de los 60 años. La intención es que el plan industrial de Navantia se aplique antes de final de este año.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz