Coincidencias

Es imposible que se produzcan sin existir la concordancia en tiempo, espacio y lugar

Antonio Ares
Actualizado:

Es imposible que se produzcan sin existir la concordancia en tiempo, espacio y lugar. Cuando faltan algunos de esos elementos podremos hablar de hechos fortuitos, pero nunca de coincidencias. En un mismo día, en una misma página y en un mismo medio de comunicación escrito apareció la coincidencia.

El grupo inversor que apostó por el edificio del Ciudad del Mar, en el que pretendía construir un macro Proyecto Hotelero con más de doscientas habitaciones, ha visto frustrado dicho propósito. La causa, la perversión administrativa en cuanto a la protección del edificio. Una construcción que costó miles de millones de las antiguas pesetas, que nunca llegó a tener uso alguno, que se ha ido deteriorado hasta convertirse en el paradigma de los desmanes constructivos de las administraciones publicas, y que está catalogado de tal manera que lo protege el Plan General de Ordenación Urbana de nuestra ciudad. ¿Para qué tal calificación?.

Por otra parte el Gobierno Andaluz ha propuesto que el Carnaval de Cádiz sea Bien de Interés Cultural de Andalucía. ¡A buenas horas mangas verdes!. Ahora consideran que es el momento oportuno de certificar que este evento popular, más que centenario, y que concita el reconocimiento de propios y extraños puede ser de interés para la Comunidad Autónoma. Ahora es el momento de certificar que este fenómeno es algo más que una fiesta popular, es música, es color, es letra, es crítica, es una forma de entender el vivir de una ciudad que se ríe de su sombra, que vive sus alegría y sus penas al ritmo del tres por cuatro. Que sin conservatorio de música que se precie sabe componer, que sin tener conocimiento de recursos estilísticos sabe de prosa y de poesía.

Parece ser que ahora se dan las circunstancias para que el Carnaval de Cádiz inicie los trámites para que pueda ser considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Podrá estar a la misma altura que docto Flamenco (2010), la laboriosa Revitalización del saber tradicional de la cal artesanal de Morón de la Frontera (2011) y la florida Fiesta de los Patios de Córdoba (2012).

Puestos a coincidir lo deseado sería que coincidiesen las demandas de la sociedad civil y las necesidades de la ciudadanía con los intereses partidistas de sus gobernantes. Que coincidiese un modelo de ciudad en armonía con un entorno trimilenario, con una oferta lúdica y cultural y un desarrollo sostenible que aportara valor añadido, con empleo de calidad y cualificado.

Pendientes quedan coincidencias de intereses que aspiren a poner en valor nuestra ciudad. Coincidencias que obliguen a las Administraciones a tener un discurso unívoco en el proyecto de una ciudad con la que todos soñamos. Coincidencias para apostar por un Cádiz Patrimonio de la Humanidad. Coincidencias para poner en valor y uso tanto suelo público yermo y baldío, en la capital de provincia con el término municipal más pequeño del territorio nacional. Coincidencias para sacar a esta ciudad del furgón de cola de todas las estadísticas. Todos los de fuera coinciden en que el potencial de esta ciudad es enorme. ¡Creámonoslo!. Sólo pedimos coincidencias.

Antonio AresAntonio AresArticulista de OpiniónAntonio Ares