La Voz de Cádiz

Campaña para un perdedor

El alcalde de Cádiz inventa una trama gaditana de corrupción para atacar al PP a través de twitter

Actualizado:

¿Quién asesora al alcalde de Cádiz? Posiblemente su peor enemigo, aunque el regidor gaditano se basta solo para meterse en los charcos. Una vez más, el alcalde de la capital utiliza las redes sociales para sembrar polémica y situar a Podemos como paradigma de la transparencia y la honradez pública. Kichi, así se autodenomina en Twitter, se siente especialmente cómodo en el atril que le brindan las redes y usa el megáfono virtual para expresarse con absoluta impunidad sobre temas tan espinosos como la malversación o la prevaricación.En esta ocasión, el alcalde se ha inventado una trama de corrupción en el seno del PP gaditano donde mezcla sin ningún pudor los casos nacionales con la gestión de Teófila Martínez en su etapa como alcaldesa. La dirección de Podemos en Cádiz ha utilizado para esta campaña la misma grafía y los mismos dibujos que adornan el denominado ‘tramabus’ que recorre la comunidad de Madrid y donde, curiosamente, no figura Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado, que especuló con una VPO. José María González, al igual que la dirección de Podemos, vuelve a tropezar con este tipo de actuaciones que demuestran, sobre todo, su incapacidad política para debatir cara a cara estas acusaciones. La campaña orquestada por Podemos en Cádiz sitúa en el punto de mira a Teófila Martínez y a su marido , además de a los concejales José Blas Fernández, Ignacio Romaní y Bruno García. La difamación y las injurias no pueden salir gratuitas aunque se hagan por la ventana de internet. Bajo el lema «Hay que echarlos», Podemos arranca una campaña que puede poner al regidor gaditano en entredicho.

No es la primera vez que Kichi se mete en un lío a cuenta de sus resbalones en las redes sociales. Sus ganas por atacar al PP y buscar irregularidades donde no las hay le han puesto delante de un juez. No olvidemos que el alcalde está en un proceso judicial abierto por acusar al PP de dar agua al barrio de Loreto «a sabiendas» de que estaba contaminada. En abril del año pasado lanzó una campaña en redes sociales en la que cuestionaba la profesión periodística gaditana. Bajo el lema «Rigor en prensa», recopiló los titulares de periódicos locales e incluso nacionales que criticaban su gestión, llegando a reproducir y a señalar directamente a esos medios. Los acusó de escribir datos «falsos y manipulados» sobre su gestión en temas como la bandera de España o la deuda municipal.

LA VOZ