La burbuja gaditana

Polémica, una vez más, por los anuncios de San Juan de Dios

Felicidad Rodríguez
Actualizado:

Polémica, una vez más, por los anuncios de San Juan de Dios. En esta ocasión el asunto va de la burbuja hotelera gaditana, preocupación que quita el sueño al responsable municipal del tema y cuyas declaraciones han puesto de los nervios al presidente de los empresarios gaditanos; a otros, solo les ha dejado cara de ‘pasmaos’. Resulta que, al parecer, se ha detectado un incremento de la presión turística en Cádiz y, obviamente, ello ha ocasionado que se enciendan todas las alarmas, no vaya a ser que venga mucha gente de fuera a alterar nuestro idílico plan de vida. Así que se va a llevar cabo, para que el turismo no nos desborde, un profundo estudio que, naturalmente, como han señalado los responsables del Consistorio, tomará como ejemplo las actuaciones seguidas en Madrid y Barcelona. No podía ser de otra manera. Cádiz, Madrid y Barcelona son, al fin y al cabo, los tres buques insignia de las ciudades del cambio. Claro está que, puestos a converger con ambas, se podría haber empezado por un plan para hacer de Cádiz una ciudad atractiva para las empresas. Se habrá pensado que, como en este último aspecto, no existe ningún riesgo de burbuja empresarial y mercantilista, ese tema se puede dejar para cuando el crecimiento amenace con desbocarse, algo que no se vislumbra en el horizonte. Así que, ahora, a lo urgente. La gota que ha colmado el vaso ha sido, al parecer, el interés manifestado por una empresa por invertir en la construcción de un hotel en la Punta de San Felipe, en ese edificio de ostentoso nombre, ‘Ciudad del Mar’, que se inauguró allá por marzo de 1992 y que, desde abril de ese mismo año, permanece cerrado; a lo mejor eso se debe a que el edificio está protegido, aunque vaya usted a saber por qué.

En definitiva, que el posible incremento de plazas hoteleras en Cádiz trae de cabeza a los que se ocupan de nuestro bienestar. Los datos están ahí, en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, una fuente, de carácter profesional, que nos informa de cómo estamos en el asunto que nos ocupa. Y parece que, por el momento, los riesgos están controlados. Tomando de referencia el último mes del año que se acaba de ir, resulta que nuestra provincia tuvo alrededor de 230.000 pernoctaciones en diciembre, muy lejos de las cifras de Málaga, con cerca de 800.000. Por ciudades de la provincia, el record lo tuvo Jerez con unas 200.000, mientras que Cádiz logró controlar la burbuja con poco más de 30.000. Quizás ese control tuvo algo que ver con la distribución de la oferta hotelera, unos 270 establecimientos en la provincia gaditana, con un número de plazas estimado en unas 23.000, de los que poco más de 20, con unas 790 plazas, se ubicaban en la capital gaditana. Aunque no hay todavía motivos para que cunda el pánico, es lógica la preocupación para que no pase como en Málaga donde no han sabido manejar el tema. Con eso del puerto como base de cruceros, la gente tiene que dormir en la ciudad y lo de los hoteles se les ha desbordado por completo. Nosotros no tenemos ese problema; al fin y al cabo, en Carnaval, el asunto se resuelve con los autobuses. Y, aunque el impacto económico del turismo en Málaga se acerque a los 2.000 millones, este tema ya lo abordaremos nosotros de otra manera.

Felicidad RodríguezFelicidad RodríguezArticulista de OpiniónFelicidad Rodríguez