EL APUNTE

Una batalla que no descansa

Los traficantes utilizan cada vez más medios especializados para alijar hachís por lo que las fuerzas de seguridad precisan de toda la fuerza para combatirlo

Actualizado:

La batalla contra el narcotráfico en la provincia de Cádiz no tiene descanso. No entiende de dejar de pisar el acelerador en una lucha que se combate las veinticuatro horas del día. Los traficantes no descansan y renuevan sus arguacias ilegales constantemente para burlar a policías y guardias civiles. El último hallazgo de un sistema de radares oculto en una vivienda de La Línea, en primera línea de playa, es muestra de la especialización que han tomado estas redes criminales. Compuesto por antenas, pantallas y detectores, este sistema les permitía seguir de cerca a los que les siguen a ellos. Si patrullaban, si no, si salían, si no... como un ‘sive’ de narcos que les servía para poder alijar con mayor tranquilidad y no correr riesgos de perder mercancías millonarias por el camino.

La Fiscalía Antidroga da cuenta de que este hallazgo no es casual. Las bandas están cada vez más modernizadas. Cuando el plan les sale bien, las drogas les da mucho dinero y ese dinero lo reinvierten en medios para seguir ganando más. De ahí que tiren de medios tecnológicos para conseguir sus objetivos sin que nadie se les ponga por delante. Por ello es necesario que desde el Gobierno se les dé a la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado las mismas armas para poder enfrentarse a esta amenaza. Sindicatos policiales, Fiscalía y colectivos antidroga llevan tiempo alzando la voz en este sentido. Es imprescindible dotar de recursos a los que vigilan, a los que controlan, a los que persiguen el delito, para que puedan hacer un buen trabajo y nadie les esquive fácilmente. Además también es fundamental este apoyo para que los agentes no corran riesgos. La agresividad de estas redes ha aumentado por lo que es de justicia saber cuidar a los nuestros.