Ramón Pérez-Maura

Vivir al margen del electorado Ramón Pérez-Maura

El único factor relevante para ser aliado del PSOE es no creer en España ni en su Constitución

- Actualizado: Guardado en:

PEGGY Noonan, antaño redactora de los memorables discursos de Ronald Reagan y hogaño columnista semanal de «The Wall Street Journal.», empezaba su texto del pasado sábado describiendo lo ocurrido en las presidenciales norteamericanas con una metáfora que puede ser aplicada en otros lugares: «Los aparatos de ambos partidos no sabían hace un año que eran árboles de troncos huecos. Se creían robustos porque siempre lo habían sido, y la gente cree que lo que ha sido cierto continuará siéndolo. Pero, de repente, alguien empuja el árbol y se cae...». Esto puede aplicarse a muchas otras cosas. Lo hemos vivido este fin de semana en Francia, con las primarias de Los Republicanos. Sarkozy tenía que estar en la siguiente ronda de la disputa por la candidatura presidencial y su rival iba a ser Juppé. Pues no. Con media docena de candidatos en liza, el 44 por ciento logrado por François Fillon equivale a una victoria arrolladora. Y él representa algo diferente a las dos familias de referencia del gaullismo que encarnan Sarkozy y Juppé, el hijo político de Chirac. Pero lo relevante es que una vez más, cuando se consulta al electorado, sale algo distinto a lo que dicen las encuestas, que situaban a Fillon en tercera posición.

A la luz de estas corrientes tan claras en todo Occidente, sorprende en España el caso del Partido Socialista de Euskadi. Siguiendo la línea de decadencia del PSOE desde hace algo más de una década, demuestran una vez más que están dispuestos a pactar con cualquier nacionalista antes que con un partido defensor de la Constitución como es el Partido Popular. Ahora pactan con el PNV reformar el estatuto de autonomía para poder debatir la «nación» vasca. Como no tenían suficiente problema con el PSC, ahora irrumpe el PSE. Al margen queda la auctoritas del comité federal, que se ha enterado de lo que van a hacer los suyos por los papeles. Así escuchan algunos en el PSOE la voz de la calle. No se quieren enterar de que su imparable decadencia se origina en sus sucesivas alianzas con prácticamente todos los partidos nacionalistas, independentistas y anticonstitucionales. A Esquerra Republicana de Catalunya y Bloque Nacionalista Galego –por mencionar algunos– se suma ahora el Partido Nacionalista Vasco, demostrando así que el único factor relevante para ser aliado del PSOE es no creer en España ni en su constitución. Da igual que seas republicano independentista de izquierdas que nacionalista conservador de derechas. Lo importante es querer romper España. El que el electorado haya castigado una y otra vez a los socialistas por preferir formar Gobierno con ese tipo de aliados no parece relevante para quienes disputan la autoridad transitoria de Javier Fernández en el PSOE. Y de lo que no se están dando cuenta es de que están regando un árbol al que cada día hacen más hueco por dentro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios