Jon JuaristiSeguir

Realismos Jon Juaristi

Lo sensato no es tranquilizar a los electores, sino contarles la verdad

Jon Juaristi - Actualizado: Guardado en:

Se cumplen estos meses los cien años de la ofensiva del Somme, un conjunto de batallas que se sucedieron en el llamado Frente Occidental desde el 1 de julio hasta el 18 de noviembre de 1916 en un desesperado intento por parte de los británicos de aliviar la presión alemana contra sus aliados franceses en Verdun. Las bajas en total ascendieron a más de un millón doscientos mil, entre muertos, desaparecidos y heridos graves de todos los ejércitos contendientes. Fue el verano más sangriento de la Historia, que la cambió de modo radical en muchos aspectos. Por ejemplo, en el de la condición de las mujeres. Hizo más por los objetivos del feminismo la gran matanza de varones en los campos de Flandes que todas las campañas anteriores de heroicas pioneras como la señora Pankhurst. Cambiaron las técnicas militares, las formas de reclutamiento (desaparecieron, por ejemplo, las levas feudales por comarcas). Pero, sobre todo, cambió la política. El Somme se cargó los regímenes deferenciales, restrictivos o censitarios, y alumbró la época de la democracia de masas. Hoy la mayor parte de los historiadores coincide en admitir que, tras la ristra de batallas del Somme, la humanidad entró en un tiempo nuevo. El siglo XX comenzó realmente en el verano de 1916, hace cien años.

Yo creo que, en nuestro siglo, los tiempos empezaron a cambiar drásticamente el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y que la transición al XXI culminó en la misma ciudad y en el mismo distrito seis años después, en agosto de 2007. Cambiaron muchas cosas, pero, sobre todo, cambió la política. El terrorismo ubicuo y la crisis financiera global dieron la puntilla a las distintas versiones del idealismo que dominaban hasta entonces, y se comenzó a llevar el realismo. Incluso las elecciones legislativas de 2011 en España, habitualmente uno de los últimos países occidentales en enterarse de por dónde sopla el viento, demostraron que nada podía sustraerse a esa tendencia. No ganaron los idealistas, ni los del buen rollito ni los indignados. Ganó Mariano.

Y sigue y seguirá ganando, aun en el caso de que hiciera poco o nada por conseguirlo, porque no hay otro realista en el terreno de juego. Yo que Sánchez Pérez-Castejón iría pensando en qué me gustaría ser de mayor, después de que se nos vaya la Pascua, mozas. Tiene Sánchez tantas dotes naturales para la política como servidor para la ópera. Es una lástima, y hablo muy en serio, que lo haga después de haber completado la demolición del PSOE, la única izquierda que alguna vez fue compatible con el bipartidismo. Ciudadanos y Podemos, dos formas terminales del idealismo, la untuosa inquisitorial y la populista vociferante, sobrevivirán enquistados en la administración local hasta las próximas elecciones. Lo mínimo que se les puede desear es que no les dé tiempo a corromperse mucho, porque lo tendrán francamente difícil una vez se les desvanezcan las últimas expectativas ilusorias de entrar en gobiernos de coalición, si no nacionales por lo menos autonómicos. Entonces, cuando ya nada se espere personalmente exaltante, tendrán que enfrentarse a lo que en México lindo se llama el Año de Hidalgo, período de horribles tentaciones de San Antonio para alcaldes y concejales de clase media baja.

Rajoy, por su parte, debe aprender que no se puede pregonar impunemente que la situación económica está mejorando, porque eso estimula las pulsiones destructivas del pueblo español, que en el fondo detesta a los idealistas pero siente la curiosidad de ver qué pasaría si los votase y así lo hace cuando cree tener un mínimo margen de maniobra. Lo sensato es contarle toda la verdad, como hizo el jueves por vez primera Mariano Rajoy.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios