La página y el libro

Probablemente nadie va a alcanzar ya más de cien escaños: acabaremos añorando la estabilidad del bipartidismo

Ignacio Camacho
Actualizado:

«Pues… no estamos tan mal después de todo. No lo pongas en mi boca porque Zapatero dijo algo así en 2010 y los suyos salieron en desbandada, pero si con Ciudadanos en estado de gracia, que nada les perjudica y todo les rebota, aún vamos ahí-ahí, empatados o ligeramente por delante, pues igual hay posibilidades de remontada, ¿no?». El ¿no? lo ha dicho con poca convicción, como para animarse a sí mismo. Veterano del PP, pata negra de los que echaron los dientes en el partido, ha pasado por el poder y por la oposición en casi todo el escalafón político. «Créeme –insiste–, todavía no huele a derrota, que yo ya llevo mucho visto».

«Hombre, el suelo del 27% se ha roto, desde luego. ¿Podemos bajar hasta el 20? Sí, incluso más, y también es posible remontar un poco, lo bastante para quedar por delante de Cs y ponerlos en un compromiso. Falta mucho tiempo y el pescado no está vendido. Lo importante ahora es no tropezar más en Cataluña, que es lo que nos ha destruido porque los nuestros nos acusan de tibios. En 2019 tocará sufrir, y perder en bastantes autonomías y grandes ciudades, pero en las municipales aún está a nuestro alcance ser los primeros en el total de votos emitidos. Y antes vienen las andaluzas, donde el mundo rural pesa mucho. ¿Qué pasaría si quedamos allí segundos tras el PSOE y sumamos mayoría con Ciudadanos? No es el cuento de la lechera, esa combinación sale en algunas encuestas».

«En cualquier caso, en las instituciones donde quedemos por detrás de Cs, si dan los números nosotros los apoyaremos para que no gobierne la izquierda. ¿Que si ellos harán lo mismo? Yo creo que en ciertos sitios sí y en otros no, pero ahí se tendrán que retratar ante esos votantes a los que hemos dejado de gustarles y quieren probar el macronismo. Alguna vez se equivocarán, y aunque hasta ahora todo les sale gratis, un error en eso podría ser decisivo. El electorado joven y adulto medio lo hemos perdido, como los socialistas; sin embargo aún hay muchos millones de votos en liza por encima de 50 años, incluso de 65. El PP puede resistir, en serio te lo digo, y ganar siquiera por un diferencial mínimo. Probablemente nadie sacará más de cien escaños y la gobernabilidad va a ser un descalzaperros, mira Italia; acabaremos añorando el bipartidismo. Oye, y si se quieren aliar con el PSOE para echarnos, pues igual hasta se lo perdonan los que los ven como la derecha bonita, como tú dices, pero nuestro trabajo consiste en ponérselo difícil».

«¿Rajoy? Uff. Nadie sabe nada. Ni los que dicen que saben. Lo lógico es que si logra estirar el mandato no repita, y a partir de ahí… Te seré sincero: no sé si un relevo ya nos va a añadir gran cosa, incluso puede acrecentar la sensación de cambio de ciclo. En esta clase de operaciones hay resultados muy distintos. Tienen un riesgo claro, y es que si tú decides pasar página, los votantes decidan cerrarte el libro…».

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho