Bolton ha vuelto

El que Trump esté planeando ahora un respuesta evidencia que está plantando cara a Rusia más de lo que nunca lo hizo Obama

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Cuando se desató la guerra de Siria en la primavera de 2011, Barack Obama dejó tirados a los pocos partidarios de implantar algo parecido a una democracia que allí había. Eso ha ido llevando a Siria hacia el abismo en que se encuentra. Obama permitió que Rusia tomara el control de la situación ante el escapismo norteamericano y que aquello se convirtiese en un juego imposible: de un lado Assad encarnando una dictadura de segunda generación con ríos de sangre en sus manos desde que se perpetrara la matanza de Hama en febrero de 1982. De otro, islamistas que hacen ostentación de cómo asesinan a sus prisioneros, tanto cristianos como musulmanes no suficientemente integristas. En esa dicotomía, la límpida ética obamita permitió a Putin tomar el control de Siria aliándose con Assad sin pestañear.

El que Trump esté planeando ahora un respuesta al último ataque con armas químicas evidencia, ante todo, que a pesar de que tantos afirman que es un muñeco puesto por Putin para defender sus intereses, está plantando cara a Rusia más de lo que nunca lo hizo Obama. La astucia política que lleva demostrando Putin desde hace 18 años no se compadece con haber colocado en la Casa Blanca a quien le planta cara como nunca lo hicieron Hillary Clinton y Obama.

Pero la posibilidad de una nueva intervención en Siria demuestra, sobre todo, que John Bolton está de nuevo al mando. Que la política de seguridad se controla desde su mesa y el Departamento de Defensa ejecutará su estrategia. Es famoso el hecho de que cuando el 3 de septiembre de 1939 Winston Churchill volvió a tomar posesión como primer lord del Almirantazgo, se cursó a todas las naves de la armada un telegrama de tres apalabras: «Winston is back». Cuando ayer se comunicó al mundo que Trump cancelaba su participación en la Cumbre de las Américas y su visita a Bogotá, se podría haber resumido la situación con otras tres palabras: «Bolton is back».

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura