Ana Torroja acudió al programa de Bertín Osborne 'Mi casa es la tuya'.

Ana Torroja recuerda con Bertín el trágico accidente que sufrió en Cádiz

La solista de Mecano perdió a un amigo tras chocar el coche en el que viajaba junto a Esther Arroyo contra una furgoneta cerca de Vejer de la Frontera

Actualizado:

Ana Torroja, la mítica solista de Mecano, recordó ayer en el programa ‘Mi casa es la tuya’ de Bertín Osborne el trágico accidente que sufrió junto a la actriz gaditana Esther Arroyo cerca de Vejer de la Frontera en 2008.

Así recordaba su experiencia la cantante madrileña: “He tenido dos accidentes. Uno en la época de Mecano a principios de los ochenta. Normalmente íbamos en coche a los conciertos y se durmió la persona que conducía y salí despedida por detrás, pero tuve suerte y sólo salí lesionada. El otro fue más grave, ese fue en el año 2008. Íbamos con unos amigos al norte de España y no llegamos. A veinte minutos de haber salido de donde íbamos se nos cruzó una camioneta y la atravesamos por la mitad”.

"Ese sonido seco del golpe se te queda para siempre Ese momento de despertar y no saber lo que ha pasado queda para siempre".

Algo sobrecogida, explicaba que se salvó de milagro, aunque uno de los amigos que viajaba con ella falleció: “Murió uno, pero podíamos habernos quedado todos allí. El choque fue con Ester Arroyo, con mi marido y su marido. Ese sonido seco del golpe se te queda para siempre. Ese momento de despertar y no saber lo que ha pasado queda para siempre”.

Estado en el que quedó la furgoneta contra la que chocó el coche de Ana Torroja y Eshter Arroyo
Estado en el que quedó la furgoneta contra la que chocó el coche de Ana Torroja y Eshter Arroyo

Ana Torroja se rompió dos vértebras y la clavícula y estuvo un año recuperándose. Las secuelas, sin embargo, no solo fueron físicas, ya que sufrió estrés postraumático y tardó mucho tiempo en volver a estar al cien por cien. Peor le fueron las cosas a su amiga Esther Arroyo, que se rompió la tibia y el peroné y desde entonces no ha podido volver a ejercer su trabajo de actriz y modelo con normalidad.

Tarifa, parte importante de su vida

La del fatídico accidente de Vejer no fue la única referencia que Ana Torroja hizo a la provincia de Cádiz, ya que vivió en Tarifa durante algunos años y su hija Jara se crió allí. Por eso, comentó en tono de humor que su hija habla con un acento gaditano muy marcado cuando está con amigos andaluces.

Cada vez ve más lejos que vuelva Mecano

"No sé si va a volver, yo cada vez lo veo más lejos, aunque Mecano sigue vivo con sus canciones". Eso le respondió Ana Torroja a Bertín Osborne cuando el presentador madrileño le preguntó por el posible regreso del grupo. Se disolvieron en 1998 cuando Jose Cano, ante la sorpresa de su hermano Nacho y de la propia Ana, dijo en directo que abandonaba definitivamente el grupo. La cantante reconoce que la noticia fue un mazazo:

"Yo interrumpí mi carrera en solitario para hacer el 'Grandes Éxitos' de Mecano tras cinco años de parón. Íbamos a hacer una gira y Jose dijo que se acababa. Fue feo, yo pensé que se me caía el mundo. Yo creía que Mecano iba a seguir".

Eso sí, más allá de los malos rollos del final, recuerda con mucho cariño sus inicios juveniles con la banda que revolucionó España en los ochenta con un pop rompedor, diferente a todo lo escuchado hasta la fecha.

Nacho, Jose y Ana eran Mecano.
Nacho, Jose y Ana eran Mecano.

"Nunca pensé que me iba a dedicar a la música. Sabía que podía cantar, pero en mi familia no había una tradición. Yo medio estudié Económicas. Los hermanos Cano llegan por casualidad a mi vida. Paseando un día por el Paseo de la Habana yo y unas amigas nos colamos en una fiesta (como en la canción), donde estaba Jose. Ahí empezamos a salir en pandilla. A Jose le encantaba tocar porque su sueño era ser músico. Él lo tenía claro, Nacho era muy pequeño, tenía once años, y yo catorce. En las fiestas, para ligar, actuaba. Un día iba a cantar una canción de América y me dijo que le hiciera las armonías y a partir de ahí comenzamos", explicaba la solista de Mecano sobre sus inicios en el grupo.

Reconocía, por otro lado, que en sus primeros años las cosas no fueron del todo fáciles: "En los pueblos, cantando, nos tiraban de todo. Era otra época, con otras costumbres y no se respetaba a los músicos. Nacho y Jose ligaban mucho, se ligaban a la novia de alguien y teníamos que salir por patas del pueblo de turno donde estuviésemos cantando".

Le explicó a Bertín que no llevó muy bien la fama en sus años de Mecano: "La fama me cambió la vida para mal porque soy tímida. El hecho de sentirme observada, de que todo el mundo te quiere tocar, quiere algo tuyo. La gente movía las casetas de obra donde nos cambiábamos. No salía de casa, perdí amigos. Sólo quería estar con la familia y con mi pareja de ese momento. No recibí nada bien a la fama porque no podía ser yo".

Una afonía supuso el principio del fin de Mecano

Ana Torroja durante la presentación de su disco 'Conexión'.
Ana Torroja durante la presentación de su disco 'Conexión'.

Ana Torroja cuenta que por culpa de una afonía que sufrió durante meses el grupo tuvo que parar después de una gira: "Tras la última gira de Mecano (en el 92) me quedé afónica y tuvimos que parar un tiempo. Cada concierto era un sufrimiento para mi porque no sabía cómo cantar. Descoloqué todo, la mente y la voz. Ya no podía cantar, no sabía. Fue difícil. El último concierto fue en Valladolid y la gente se portó increíble. Después de aquello mi profesor de canto me dijo que me olvidara de seguir forzando la voz y de la música durante un tiempo".

Tras ese parón, Ana Torroja se fue a Nueva York a descansar su voz y su fama y posteriormente comenzó su carrera en solitario. Los hermanos Cano también iniciaron diferentes proyectos, como el Musical de Mecano. Volvieron en 1998 para presentar el 'Grandes Éxitos' pero, tras la espantada de Jose antes de la gira, el grupo se disolvió. Y, tras escuchar a Ana Torroja hablar con Bertín Osborne, esa disolución parece que va a ser eterna.