Gabriel Leal es director general de Signus desde 2014
Gabriel Leal es director general de Signus desde 2014 - Maya Balanyá
DÍA MUNDIAL DEL RECICLAJE

«El neumático es el paradigma de la economía circular»

El final de su vida útil solo marca un nuevo comienzo para los valiosos materiales que lo integran

Actualizado:

En 2017, Signus, el Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Fuera de Uso, recogió en España 188.367 toneladas de ellos. Medio punto porcentual menos que durante el ejercicio anterior. El 12% del total se reutilizó y las 165.939 toneladas restantes se reciclaron. El granulado de caucho obtenido, por ejemplo, se empleó para fabricar suelos de seguridad de parques infantiles y rellenar el césped artificial de los campos de fútbol base. También se exportó un 27,4% del mismo. «Nuestra principal dificultad, la cual constituye también nuestro actual reto, consiste en descubrir, en colaboración con empresas y universidades, nuevas aplicaciones para el caucho reciclado», explica Gabriel Leal, director general de Signus.

El caucho se recicla para obtener gránulos de diferente tamaño
El caucho se recicla para obtener gránulos de diferente tamaño - Maya Balanyá

¿Cuándo un neumático se considera un residuo?

Jurídicamente, un residuo es aquello que su legítimo propietario ya no desea poseer. En el caso de los neumáticos, éste se calificaría como un residuo, pues, cuando el dueño del automóvil considera que ya han alcanzado un grado de uso suficiente para cubrir sus necesidades. En este momento, desde el punto de vista medioambiental, el neumático se entendería como un residuo. Sin embargo, después de pasar por manos expertas, puede convertirse, de nuevo, en un producto reutilizable, bien a través de un proceso de recauchutado o sirviendo, por ejemplo, a otro usuario como neumático de segunda mano.

¿Cómo gestionan ustedes los neumáticos fuera de uso?

El proceso está muy bien definido y comienza con la recogida en los más de 40.000 puntos de generación que existen en nuestro país, normalmente los talleres y los servicios de neumáticos, para su posterior traslado a los centros de clasificación, donde se los divide en neumáticos reutilizables y neumáticos que han llegado al final de su vida útil. Los productores asumen, como parte de su responsabilidad extendida, la gestión de los neumáticos que pusieron en su momento en el mercado y que han sido rechazados por los usuarios.

¿Cuáles son los fraudes más habituales en torno a los neumáticos fuera de uso?

El más habitual guarda relación con la importación de neumáticos que no se declaran. Pero también se da el caso contrario: la exportación de neumáticos usados a terceros países sin solicitar previamente permiso a la Unión Europea. En ambos casos, se está engañando al consumidor. Y son acciones que entrañan, además, riesgos medioambientales, dado que a partir de la importación de neumáticos sin declarar aparecen en el mercado neumáticos cuyos productores no se responsabilizarán de su gestión. En el caso de la exportación que se produce eludiendo los requisitos comunitarios, esto supone, en la mayoría de ocasiones, una forma de deshacerse de grandes cantidades de neumáticos sin recurrir a su reciclaje, el cual acarrea, lógicamente, un coste. También, por supuesto, existen casos en los que los neumáticos terminan en depósitos incontrolados como consecuencia de una gestión inadecuada.

En 2017, se recogieron en España 188.367 toneladas de neumáticos fuera de uso. El 12% se reutilizaron y el resto, se reciclaron

¿Cómo combaten tales prácticas?

Como SIG carecemos de autoridad para actuar en materia de fraude. Lo que sí podemos hacer, y hacemos, es denunciar los casos que detectamos. Periódicamente, por ejemplo, enviamos a cada una de las comunidades autónomas, puesto que son éstas quienes se ocupan de controlar la gestión que se realiza de los neumáticos fuera de uso, listados de posibles empresas que según los indicios que hemos recabado podrían estar incumpliendo las leyes. Este año hemos constatado un 19% de fraude: estamos recogiendo un volumen de neumáticos superior al que nos declaran nuestras empresas adheridas. Las estadísticas oficiales cifran para España un consumo de 20 millones de neumáticos anuales. Y nosotros estamos recuperando 25 millones.

¿Cuántas empresas integran en la actualidad el SIG que dirige

Signus surgió en 2005 bajo el paraguas de un Real Decreto del actual Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que contemplaba la figura de la responsabilidad ampliada del productor en la gestión de los neumáticos fuera de uso. En la actualidad, damos servicio a 300 empresas. Diez de ellas son fabricantes y el resto, importadores de neumáticos, lo que representa el 75% del mercado español, que cuenta con unas 500 firmas cuya actividad se enclava dentro de este sector y que se encuentran adheridas a los dos SIG de neumáticos que operamos en España. En Portugal, en cambio, unas 2.000 empresas están adheridas a SIG de neumáticos como Signus, por lo que inferimos, por extrapolación, que en España hay numerosas empresas que importan cantidades pequeñas de neumáticos que no son declaradas y serían, por tanto, las responsables de esos cinco millones de neumáticos fuera de uso de más de los que hablábamos antes.

Importar neumáticos sin declarar es el fraude más habitual

¿Qué papel cumple el neumático fuera de uso en la economía circular?

Los neumáticos se fabrican con materiales valiosos, como el acero, el caucho, el negro de humo e hilos textiles. Hasta hace pocos años no se trataban una vez que finalizaba su vida útil, con lo que se perdía la oportunidad de reintroducirlos en el ciclo económico. Un claro despilfarro de recursos, así como un atentado contra la naturaleza, ya que el ciclo de degradación de un neumático usado supera los 1.000 años. El neumático es, sin duda, el paradigma de la economía circular.

Uno de esos ulteriores destinos reside en la aplicación del polvo de caucho en la elaboración de mezclas asfálticas.

España es pionera a nivel europeo en la utilización de polvo de

El polvo de caucho se utiliza en suelas de zapatos
El polvo de caucho se utiliza en suelas de zapatos- Maya Balanyá

caucho en mezclas asfálticas. Se han construido hasta ahora 1.600 kilómetros de autopistas, como la AP-7, carreteras, como la A-5, y viales urbanos en Madrid, Salamanca, Málaga o León, que incorporan mezclas bituminosas. Éstas, por sus propiedades de flexibilidad, adherencia y reducción de la sonoridad, resultan idóneas para mejorar las condiciones de conservación de los firmes. El polvo de caucho también se está utilizando en proyectos ferroviarios. Un ejemplo sería el Metro Ligero de Granada, donde la eficacia de los neumáticos fuera de uso se evidencia en la particularidad que presenta el caucho reciclado para atenuar vibraciones.