Cientos de personas fueron a Juchitán desde otras partes de México para curar a sus animales ytras el terremoto de gran magnitud que sucedió en Oaxaca hace dos semanas
Cientos de personas fueron a Juchitán desde otras partes de México para curar a sus animales ytras el terremoto de gran magnitud que sucedió en Oaxaca hace dos semanas - HSI

México también se esfuerza en ayudar a los animales afectados por el terremoto

Más de 1.300 perros y gatos han recibido tratamiento veterinario y se han distribuido más de siete toneladas de pienso

Actualizado:

Los veterinarios de la organización Humane Society International han pasado los últimos cinco días en Juchitán, en el estado de Oaxaca, México, dando asistencia médico-veterinaria a los animales, después de la devastación del terremoto magnitud 8,2 que sucedió hace menos de dos semanas.

«Si evacúan, por favor lleven a sus mascotas con ustedes»

«Muchas partes de Ciudad de México, Morelos y Puebla están devastados y sabemos que la necesidad de ayuda humanitaria y para los animales va a ser inmensa. Les pedimos a las personas que se queden con sus mascotas. Si evacúan, por favor llévenlos con ustedes. Si ven un animal en peligro, por favor contacten a las autoridades locales. Estamos trabajando con grupos y gobiernos federal y locales para evaluar las necesidades de los animales y responderemos tan pronto nos sea posible, tomando en cuenta que la prioridad del gobierno en este momento es la seguridad humana», explica Claudia Edwards, directora de programas de HSI/México.

El equipo de HSI montó una clínica de emergencia y dio tratamiento a 1.350 animales, en su mayoría perros y gatos. La organización también ayudó a distribuir más de siete toneladas de comida para animales recolectada a través de la plataforma «Ayudemos a México», lo que permitió ofrecer alimento a más de 2.000 animales.

«Me conmovió mucho ver que la gente quiere tanto a sus animales y se preocupan por ellos. Cientos de personas vinieron de lejos para curar a sus animales y proveerles tratamiento. Muchos extendieron su compasión a los perros callejeros, a los que trajeron con sus mascotas. Mucha gente ofreció su ayuda para limpiar la clínica y avisar a la comunidad que estábamos ahí», comenta Edwards.