LA CIENCIA RESPONDE AL RETO CLIMÁTICO

«No llegamos a tiempo para no subir 1,5ºC»

Carlos Duarte es director del Red Sea Research Center

Carlos Duarte, director del Red Sea Research Center
Carlos Duarte, director del Red Sea Research Center - ABC

Once de los últimos doce meses han batido marcas mensuales de temperatura y parece que 2016 puede superar a 2015 como el año más cálido. ¿Puede ser el llamado punto de no retorno del que alertaba el IPCC?

El punto de no retorno lo traspasamos hace tiempo en relación a algunos elementos vulnerables al clima como el nivel del mar y la extensión de hielo en el Ártico. La cuestión es si estamos aún a tiempo de evitar que el calentamiento promedio supere la barrera de 2ºC (o la más ambiciosa de 1.5ºC). Para la de 1.5ºC creo que ya no llegamos a tiempo, y para la de 2ºC aún hay esperanza, aunque el sistema climático contiene elementos de respuesta no lineales que nos pueden dar sorpresas desagradables en relación a nuestra capacidad de alcanzar ese objetivo.

En febrero pasado la temperatura media de la Tierra se situó 1,55ºC por encima del nivel preindustrial. Esta cifra es el objetivo mínimo a cumplir del Acuerdo de París. A grandes rasgos, ¿cuál cree que debe ser la receta para acelerar la acción?

Hay que ser ambiciosos, porque ha sido precisamente la falta de objetivos y la de ambición arrastrada durante décadas la que nos ha situado al umbral del cambio climático peligroso. La respuesta ha de ser, además, inteligente y táctica, actuando sobre aquellos componentes del cambio climático que podemos reducir más rápidamente, como las emisiones de metano, a la vez que aceleramos el cambio de modelo energético y de consumo.

¿Qué huellas ha dejado ya el cambio climático en España? ¿Qué eventos pueden ser atribuibles o al menos consistentes con el cambio climático?

Aumento del nivel del mar, cambios en la fenológica de las plantas y animales (fechas de floración, migraciones, etc.), y cambios en la distribución de temperatura en las estaciones, sobre todo en primavera y otoño, y en la incidencia de olas de calor. A estos cambios se asocian la aparición de especies invasoras de climas más cálidos, como insectos y algas marinas en nuestras costas.

¿Qué podemos esperar para los próximos años?

Sorpresas en relación a la velocidad de aumento del nivel del mar, e impactos sobre nuestras costas, asociados al deshielo de casquetes polares en Groenlandia y la Antártida, y oscilaciones y anomalías en el sistema climático en general, que preceden a un cambio de régimen climático.

¿Está nuestro país tomando las medidas adecuadas para reducir emisiones? ¿Y para adaptarse?

No hemos hecho nada. Particularmente lamentable han sido las medidas para penalizar el desarrollo de energías alternativas, que han desmontado un sector industrial que hasta hace pocos años liderábamos a nivel internacional, así como las medidas que han penalizado el autoconsumo. La caída de financiación y recursos humanos en I+D ha restado también capacidad para generar medidas innovadoras para combatir, o incluso evaluar, el cambio climático.

Las únicas noticias positivas vienen de nuestra obligación como países miembros de la UE, y a partir de medidas para combatir la contaminación generada por el intenso tráfico en nuestras ciudades, medidas que acarrean beneficios en la lucha contra el cambio climático.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios